samedi 25 novembre 2023

El escrache permanente de Pagina 12.




Militante ejerciendo como agente de Pagina 12, una vez mas la periodista Lucia Bertoia insultó y, calumnió a Mario Sandoval1, atacando a su dignidad. La Señora Bertoia es un agente de persecución política e ideológica disfrazada de periodista, tratando impedir ejercer la libertad de opinión de los que no piensan como ella, publicar libremente sus ideas, y así participar de la diversidad de opinión publica en una sociedad plural. Pero sobre todo miente, alejándose del role de una periodista (como otros de sus colegas) en un sistema democrático.

El Comité que preside Mario Sandoval fue creado con el objetivo denunciar los ilegales juicios llamados de lesa humanidad en Argentina contra los ex-agentes del Estado de los 70, hacer respetar sus derechos humanos, los principios de legalidad y del Estado de Derecho. No es una “organización pro-represores”. La justicia politizada de ese país viole los principios de legalidad a los imputados, aplica ilegalmente la retroactividad penal, la responsabilidad colectiva, la analogía penal, entre otros, y es necesario denunciarlo.

Casppa France y su Presidente están muy apegados a la defensa de los Derechos Humanos, y los principios de memoria, justicia y verdad. Pero no se puede entender ni defender a una justicia vengativa, que ademas, no toma en cuenta el contexto histórico. Como decía el filosofo Teodorov después de su visita en Argentina, “no se puede decir que defiende eficazmente la Verdad teniendo en cuenta la memoria de una sola parte de los actores del conflicto”, porque “se pasan por alto sectores enteros de la Historia”.

Los objetivos del Casppa están en hacer conocer y denunciar esa situación política y jurídica que viola los derechos humanos de las mujeres y hombres que no integraron las organizaciones terroristas en los 70, no apoyar a un candidato presidencial.

Finalmente, conviene, una vez mas, enunciar y denunciar las mentiras y calumnias de Pagina 12 : Mario Sandoval no se “escapó del país”, no es un “represor”, no es “un criminal de lesa humanidad”, no “estuvo en la ESMA” y no esta condenado sino procesado. La estigmatización y el uso de calificativos obscenos es el proprio de métodos anti-democráticos, y no se puede aceptar que algunos instrumentalizan la mentira para adquirir o fortalecer una posición política o presionar en la justicia.

Entonces, ¿ cual es la finalidad de esos escraches permanentes sino tratar de presionar y silenciar el otro?  

Porque defender los derechos humanos no lo es.


Casppa France,

25 de noviembre 2023.



1Mario Sandoval, francés, nació en Buenos Aires. Formación y actividades en ciencias políticas, filosofía, habiendo ocupado funciones en los sectores públicos y privados, la docencia superior y consultorías, a nivel nacional e internacional, en los campos de las relaciones internacionales, la geopolítica. Regularmente participa a conferencias, asesorías, publicaciones coloquios a nivel internacional

lundi 13 novembre 2023

Les mensonges et la manipulation comme conduites journalistiques de Madame Montoya

 

 

Angeline Montoya


Je me retrouve une nouvelle fois la cible de calomnies de la part du journal "Le Monde" et de Mme Montoya, dans un article publié le 2 novembre dernier et intitulé « En Argentine, le candidat d’extrême droite Javier Milei et sa colistière remettent en cause l’existence d’un terrorisme d’Etat durant la dictature », dans lequel elle déclare que je soutiendrai le ticket Milei-Villaruel.

 



Ayant signé déjà de nombreux articles diffamatoires à mon encontre, cet acharnement de Mme Montoya à mon égard dénote une animosité personnelle, dont je ne m’explique pas les raisons, ne la connaissant ni de près ni de loin. Bien qu’il soit difficile de défendre son honneur face à un journal (le Monde), qui refuse de publier tous droits de réponse, et que les conditions pour agir en justice et dénoncer ces diffamations ont été rendu tant difficiles d’accès pour un citoyen lambda, je ne peux laisser dire ces mensonges sans les dénoncer publiquement, même si ce combat n’est pas à armes égales. Ainsi en est-il aujourd’hui des grands médias qui dénoncent et accusent, mais rechignent à donner la parole à leurs cibles au motif qu’elle représenterait une atteinte au travail de leurs journalistes...


Mme Montoya a fait le choix de militer via son titre de journaliste et ne manque jamais de se faire écho en France de publications de journaux argentins tels que "Pagina 12", "El Destape", ou "La retaguardia", connus pour être des journaux totalement au service du pouvoir en place. C’est son droit, mais à condition d’en informer le lecteur afin qu’il sache de quel point de vu elle parle, sans faire passer ces publications pour un travail sérieux et objectif, ni se cacher derrière sa carte de journaliste et le service juridique de son journal pour signer des attaques ad hominem mensongères.


J’ai publié un démenti public aux allégations de Pagina 12 (https://www.casppafrance.org/2023/11/derecho-replica-publico-al-diario.html), que ni ce journal ni Le Monde ne s’est donné la peine de relayer. Je réitère donc à nouveau que je ne vote pas en Argentine ni ne fait campagne pour aucun candidat dans les élections présidentielles en cours dans ce pays. J’ignore qu’elle est l’objectif de la journaliste lorsqu’elle publie cela, mais Mme Montoya connaît trop les arcanes de l’information pour ne pas savoir que sa petite phrase à priori anodine aura un impact important dans le lien qu’elle en fait, qu’il soit vrai ou faux. Et c’est là qu’un mensonge devient manipulation.


Il serait sans doute plus intéressant pour les lecteurs du Monde d’analyser la grave situation que vit l’Argentine depuis de nombreuses années du fait des politiciens qui sont actuellement au pouvoir, comme la généralisation de la corruption, la montée de la violence sociale, de la criminalité organisée, la pauvreté immense, ou encore les politiques d’éducation et de santé qui ont été complètement abandonnés, le niveau de clientélisme alarmant, la politisation de la justice, l’installation de mafias dans le secteur public ou privé, ou encore l’insécurité dans tous les domaines, qui expliquerait bien des choses et notamment l’arrivée sur la scène politique de Javier Milei. Mais ces questions sont embarrassantes pour les amis de Mme Montoya, qui ne semble guère intéressée à poser les questions qui pourraient fâcher le pouvoir en place. C’est son droit, mais elle ne doit pas oublier que le travail de journaliste confère également des obligations morales et éthiques : celles de ne pas colporter de mensonges. Les lecteurs hispanophones pourront ainsi aisément s’apercevoir dans la lettre ouverte que j’ai écrite à destination d’intellectuels argentins (https://www.casppafrance.org/2023/09/carta-abierta-los-intelectuales-de.html) qui a servi de base à cette nouvelle calomnie colportée par Pagina 12 et le Monde, que je n’ai à aucun moment exprimé de soutien « au ticket Miléi-Villariuel », comme ce mensonge a ensuite été repris, comme d’autres déjà par le passé, dans divers médias, sans que jamais ces journaux ne publient le moindre démenti ou rétractation.


Finalement et comme j’ai déjà eu l’occasion de le dire à mes détracteurs en faisant mienne les paroles d’Émile Zola, « je ne les connais pas, je ne les ai jamais vus, et je ne ressens ni rancune ni haine à leur égard ». 

 Mario Sandoval,

Le 12/11/2023.

mardi 7 novembre 2023

A los miembros del grupo de intelectuales, representados por el profesor Federico Lorenz, y la redacción de Pagina 12.


Federico Lorenz, uno de los firmantes de la nueva carta.
 

Tengo la ventaja que a los periodistas de Pagina 12 y a los miembros del grupo de intelectuales que me acusani, “no los conozco, nunca los he visto, no siento hacia ellos ni rencor ni odio”, pero ustedes me invitaron a su universo, no para criticar mis publicaciones sobre el fondo, sino por atacarme, agraviarme en mi condición de persona hoy día vulnerable.


¿ Ese es el verdadero objetivo que tienen los intelectuales argentinos que reflexionan sobre los temas mayores del país ?


Profesor Lorenz, por favor, no entre en la esfera jurídica o agraviante, no estoy condenado, estoy procesado. En Argentina no hubo genocidio, por consecuencia la acusación de ser un genocida es inoperante, no soy tampoco represor, no estuve en la ESMA. El derecho internacional, la ONU, y otras instituciones internacionales no tipificaron el terrorismo de Estado.


¿ Ustedes hablan de autoritarismo pero impiden que pueda publicar libremente mis ideas, mis opiniones, agraviandome con afirmaciones que están alejadas de la verdad. Es una metodología de no responder a mis afirmaciones originales?


Profesor Lorenz, usted cualifica mi opinión de manera peyorativa, considerándola como una provocación. Pero como historiador y investigador, sabe que en realidad es un llamado al debate académico, a la confrontación de ideas. Mis posiciones se escriben como “medio revolucionario para acelerar la explosión de la verdad en justicia” (Emile Zola, Yo acuso). Yo no busco una confrontación irracional, sensible, sino un dialogo, un intercambio de opiniones.


Recuerdo que la libertad de expresión, de opinión, de pensamiento de todos los individuos sin excepción están protegidos en los principios legislativos, constitucionales y convencionales, como por ejemplo el articulo 4, 10, 11 de la declaración de los derechos humanos y ciudadanos de 1789, el articulo 19 de la declaración de los derechos del hombre de 1948, el articulo 19 del Pacto internacional de los derechos civiles y políticos de 1966, el articulo 10 de la convención europea de los derechos humanos de 1950, el articulo 3 de la convención interamericana sobre los derechos humanos y el articulo 14 de la Constitución nacional. Es así que siempre exprese y publiqué mis opiniones.


Profesor Lorenz y las personalidades que usted dice representar, ustedes saben que no tienen el monopolio de los valores democráticos, de la memoria, la justicia y la verdad, o de los derechos humanos. Yo me siento completamente identificado con ellos.


¿ Porque ustedes no critican los declaraciones publicas de la Vice presidenta CFK, cuando se encuentra acusada e que esta procesada por graves delitos, repudiado por el articulo 29 de la Constitución nacional?


Profesor Lorenz y las personalidades que usted dice representar, acepten dignamente mi replica sin agraviarme, y sepan que sus injurias y calumnias no me impidieron de seguir defendiendo mis opiniones, mi honor, y sobre todo, mi inocencia.


Mario Sandoval

Presidente de Casppa France,

07/11/2023.


lundi 6 novembre 2023

Derecho a replica publico al diario Pagina 12 y la periodista Luciana Bertoia.

 


El articulo “Otro genocida que se suma a la campaña por Javier Milei y Victoria Villarruel” firmado por Luciana Bertoia el 3 de noviembre 2023 en Pagina 12 en reacción a mi escrito del 13 de septiembre es un relato lleno de injurias y calumnias, ademas de ataques ad personam y ad hominem que demuestran una vez mas, la naturaleza política de la persecución operada contra mi.

 

Luciana Bertoia

Claramente, la periodista no ha bien leído mi escrito porque en ningún momento hablo del candidato Milei, y muchos menos sumar a su campana. 

 Entonces, ¿ cual es el objetivo por difamar, desinformar, manipular y engañar con sus numerosos artículos que eso diario publica sobre mii?

 ¿Cual es el objetivo entonces por publicar esas mentiras? ¿Siente placer violando mis derechos o tienen miedo perder las prebendas que obtuvieron del Kirchnerismo


 

En Argentina no voto ni hago campaña por nadie. Pero si, como ciudadano comprometido en la defensa de los derechos humanos para todos, me interesa el sistema político de un país que me ha acusado, detenido y juzgado arbitrariamente y ilegalmente. Acepto que me critiquen sobre el fondo de mis artículos, pero no haciendo una lectura sesgada, ideológica y política, sin critica constructiva.

La señora Bertoia dice defender los derechos humanos y la democracia, pero viola mis derechos humanos y ataca impunemente mi dignidad cuando sabe pertinentemente que nada es verdad de lo que dice. Evidentemente, no acepta opiniones contrarias a las suyas, o que otros tengan la libertad de publicar sus opiniones. Cita en particular la frase siguiente de mi articulo “Ustedes no pueden permitir que continúe la kleptocracia, la oclocracia y la logocracia de los K utilizando arbitrariamente los derechos humanos, una justicia politizada, imponiendo una historia y verdad oficial, generando violencia, inseguridad, inestabilidad social.”, que considera como una “diatriba”. Esos conceptos de gobierno que vivimos en la Argentina de los Kirchner están perfectamente descritos en El cero y el infinito de Kosler y la mente cautiva de Milosz, obras que tal vez la Señora Bertoia no haya leído.

La democracia no es solamente el sufragio universal, libre y secreto, a través del cual se elige a los representantes para un período determinado. Se hace necesario que se conjuguen otras características, como el Estado de derecho, las libertades individuales y sociales, la división de los poderes, o los derechos humanos de todos sin discriminación. Varias de esas características no son respetadas desde muchos años en Argentina, sin que jamas hubo una “carta de intelectuales” para preocuparse o indignarse por ello. Decir eso no es una opinión, sino describir un hecho.

Así y a pesar de que en Argentina no hubo genocidio (por consecuencia no hay genocidas), la señora Bertoia continua utilizando esos agravios para descalificar mi persona. Ella sabe que yo no estuvo en la ESMA, pero sigue afirmándolo. Sabe que yo no tengo condena firme, por consecuencia no estoy condenado, es decir estoy procesado, pero no lo dice. Sabe que soy completamente ajeno al caso Abriata pero continua a afirmarlo. Sabe que el crimen de lesa humanidad no existe en el código penal argentino, pero lo dice como verdad. Sabe de manera pertinente que la justicia esta politizada, que en mi juicio se violaron los principios de legalidad, de retroactividad penal, se aplico ilegalmente la responsabilidad penal colectiva, la analogía penal, no se respetó los parámetros fijados por la justicia francesa en la extradición, agregándose delitos no integrados en esa decisión, pero de ello, ella guarda silencio completo.

Como lo decía el filosofo Tzetan Todorov, «la verdadera moral, la verdadera justicia, la verdadera virtud presuponen la universalidad y, por tanto, la igualdad de derechos». Es decir, todo el contrario del modelo que Pagina 12 y Luciana Bertoia defienden.

Es precisamente por eso motivo que se constituyó el Comité de ayuda y solidaridad con los prisioneros políticos en Argentina, con el objetivo de hacer respetar los derechos humanos, los principios de legalidad y del Estado de Derecho, para estos hombres y mujeres víctimas de la inseguridad judicial, de la persecución política por el Estado y la justicia argentina.

Mientras que la Señora Bertoia y Pagina 12 hablan de democracia, sus artículos tratan el otro no como un adversario, que hay que convencer con sus argumentos, sino como un enemigo que se debe silenciar y descalificar. Eso demuestra no solamente un pensamiento totalitario, sino la naturaleza política de la persecución operada contra mi.


iSon mas de 40 los artículos publicados por Pagina 12, muchos bajo la firma de la señora Bertoia. Varios de ellos fueron denunciado penalmente por difamación (causas CFP1540/2020, CFC3491/2020, CFP 3488/2020 ante el Juzgado nacional en lo criminal y correccional federal n°10/CABA, y causa FSM13627/2021 ante el Juzgado federal correccional de San Martín), y si en la Argentina hubiera justicia, este periódico ya habría sido condenado. Pero de todo ello, tampoco habla. 

Mario Sandoval,

Presidente de Casppa France.

06/11/2023 

mercredi 13 septembre 2023

Carta abierta a los “intelectuales” de Argentina que alertan sobre las "amenazas a la democracia"por la avanzada de Milei.

 

 

 

 

 

Señoras y Señores « intelectuales » de  Argentina,


    Ustedes, por el rol social que ocupan, deben sobretodo defender las libertades individuales, y que cada ciudadano argentino elija libremente su candidato presidencial. Ustedes no son un partido político ni candidato a un cargo electoral. Salvo que con esta carta en realidad hagan militantismo por procuracion. No infundan temor, miedo, confusión, ni pretendan crear una realidad, o buscar imponer un candidato. Traten a los electores como actores políticos responsables que actuaran según sus opiniones, y no votar lo que parar algunas personalidades les digan lo que es bueno para ellos. El paternalismo oportunista no es la vía.


    Ustedes no pueden permitir que continúe la kleptocracia, la ochlocracia y la logocracia de los K, utilizando arbitrariamente los derechos humanos, una justicia politizada, imponiendo una historia y verdad oficial, generando violencia, inseguridad, inestabilidad social. ¿Ningún de ustedes tienen interés en ello, no ?


    Señores « intelectuales », defienden la democracia, los derechos humanos holísticos de todos los argentinos, revindican las garantías y protección del estado de derecho, la despolitizacion de la justicia, la verdad, la justicia, la historia de los 70. Pero no asuman una representividad que nadie solicito. Con sus posiciones politicas, no solo se alejan del Pueblo, sino que mienten a la sociedad y a los ciudadanos de buena voluntad.


    El 13 de septiembre de 2023,

   Mario Sandoval,

   Presidente de Casppa France


dimanche 10 septembre 2023

Las garantías constitucionales y legales no se aplican a las FF.AA.


Por Guillermo Ledesma

Opinion, La Nacion del 09 de septiembre de 2023.

El estricto apego a la Constitución y a la ley es esencial para la existencia de una sociedad organizada bajo la forma republicana de gobierno. Con un claro sesgo ideológico, tanto los que ejercen el poder y quienes dicen representar a los derechos humanos protegen los derechos humanos de algunos y procuran que esa protección no alcance a sus enemigos. Esto es lo que sucede respecto de la cuestión militar.

Cuando asumió la presidencia de la Nación Raúl Alfonsín, cumpliendo una promesa de campaña, resolvió que se juzgara a las cúpulas de las organizaciones subversivas y a las tres primeras juntas militares del Proceso. En este último caso, considerando que los subordinados habían actuado en virtud de obediencia debida, causal de impunidad en el Código Penal. En el proyecto enviado al Congreso, los legisladores peronistas –cuyo candidato a presidente, Ítalo Luder, había manifestado que respetaría la ley de autoamnistía dictada por el presidente de facto Reynaldo Bignone– incorporaron una reforma que prácticamente abolía la obediencia debida, que no se aplicaría así a los delitos atroces o aberrantes.

El Congreso anuló esa ley y sancionó la 23.049, que disponía el juzgamiento de los altos mandos de las organizaciones subversivas y de las tres primeras juntas de las Fuerzas Armadas del Proceso por parte del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, bajo el control de las Cámaras Federales, a las que debía informar periódicamente sobre el estado de las actuaciones.

Iniciado el juzgamiento por el Consejo Supremo, este organismo militar manifestó, en su último informe, que no podía prever un límite temporal para la conclusión del juicio, razón por la cual la Cámara Federal capitalina se avocó al conocimiento del proceso.

Tras la declaración de 833 testigos, la sentencia, dictada el 9 de diciembre de 1985 y confirmada por la Corte Suprema, condenó a Jorge Rafael Videla, a Emilio Eduardo Massera, a Orlando Ramón Agosti, a Roberto Eduardo Viola y a Armando Lambruschini, y absolvió a Omar Domingo Rubens Graffigna, a Leopoldo Fortunato Galtieri, a Jorge Isaac Anaya y a Basilio Arturo Ignacio Lami Dozo. A su vez, en su punto dispositivo 30 dispuso, en cumplimiento legal de denunciar, poner en conocimiento del Consejo Supremo de las FF.AA. su contenido, a los efectos del enjuiciamiento de los oficiales superiores que ocuparon los comandos de zona y subzona de Defensa durante la lucha contra la subversión, y de todos aquellos que tuvieron responsabilidad operativa en las acciones.

Las causas que se iniciaron contra miembros de las Fuerzas Armadas, de seguridad o policiales, sin distinción de jerarquías, provocaron la inquietud y el descontento que llevaron a los levantamientos carapintadas. A fin de concluir con esta situación, el presidente Alfonsín envió al Congreso –que las sancionó– los proyectos de las leyes de punto final –que resultó un fracaso– y la ley de obediencia debida (23.521, 9/6/1987), que estableció que, a partir de determinada alta jerarquía y hacia los rangos inferiores, los delitos cometidos por los miembros de las Fuerzas Armadas, de seguridad y policiales que hubieran actuado en virtud de obediencia debida no eran punibles.

Esa ley, que tuvo efectos pacificadores, fue declarada constitucional por la Corte Suprema el 22/6/1987 en el fallo “Camps, Ramón Juan Alberto y otros”, y luego inconstitucional en el fallo “Simón” (14/6/2015), que según mi entender y el de muchos vulneró el principio de legalidad establecido en el artículo 18 de la Constitución nacional y en todos los tratados de igual jerarquía (art. 75, inc. 22, C. N.) en cuanto consideró imprescriptibles los delitos de lesa humanidad. La Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y los Crímenes de Lesa Humanidad fue ratificada por nuestro país el 1/11/1995 por la ley 24.584. Es decir que se aplicó retroactivamente una ley de 1995 para hechos acaecidos en la década del 70 con distintos argumentos contenidos en los votos de la mayoría, muy bien refutados por el único disidente, el juez Carlos Fayt.

Esto dio lugar a que se procesara a miembros de las Fuerzas Armadas, de seguridad y policiales desde las más altas jerarquías hasta las más bajas, en juicios en los que, con honrosas excepciones, no se respetaron los derechos constitucionales, como tampoco los establecidos en los tratados internacionales sobre derechos humanos y en los códigos de procedimientos de la Nación y de las provincias en las que fueron y son juzgados.

En el caso “Muiña”, dictado en la causa “Bignone, Ricardo Benito Antonio y otros”, el 3/5/2017, la Corte Suprema aplicó la regla de cómputo prevista en el art. 7° de la ley 24.390 –conocida como 2x1– en favor del nombrado.

Las críticas que recibió el fallo impulsaron al Congreso de la Nación a dictar la ley 27.362 (10/5/2017), cuyo art. 1° estableció que el artículo 7 ° de la ley 24.390 no era aplicable a conductas delictivas que se encuadraran en la categoría de delitos de lesa humanidad, genocidio o crímenes de guerra, según el derecho interno o internacional. A su vez, el art. 3° de la ley determinaba que tal disposición y la del artículo 2° era la interpretación auténtica del art. 7° de la ley 24.390 y resultaría aplicable aun a las causas en trámite.

Curiosa interpretación auténtica –interpretación que hace el Congreso de una ley mediante otra– dictada con posterioridad a un fallo judicial para revertirlo, lo cual ocurrió. Los diputados y senadores sostuvieron la política cuestionada en estas líneas. Esta ley y el fallo posterior fueron antecedidos y seguidos de otras muchas violaciones de los derechos humanos, entre las que se destacan dos instituciones quebrantadas sistemáticamente: la duración de la prisión preventiva y la prisión domiciliaria.

La ley 24.390 establece que la duración de la prisión preventiva no puede superar los dos años, y que, en ciertos casos, puede extenderse a tres. Los imputados de los llamados crímenes de lesa humanidad que fueron absueltos en juicio promediaban siete años y medio de prisión preventiva.

Sobre la prisión domiciliaria, el artículo 10 del Código Penal dispone que los imputados podrán, a criterio del juez competente, cumplir la pena de reclusión o prisión en detención domiciliaria. El art. 314 del Código Procesal Penal de la Nación lo mejora y hace obligatoria la prisión domiciliaria que el Código Penal establece como una facultad. Los supuestos más frecuentes son los de: el interno enfermo que no puede recuperarse en prisión ni en un hospital; el interno enfermo que padezca una enfermedad terminal: el interno mayor de 70 años. Todo esto fue sistemáticamente incumplido.

Uno de los párrafos del fallo “Muiña”, en su primera versión, expresa: “La mejor respuesta que una sociedad respetuosa de la ley puede darle a la comisión de delitos de lesa humanidad y la única manera efectiva y principista de no parecerse a aquello que se combate y se reprueba es el estricto cumplimiento de las leyes y de los principios que caracterizan el Estado de Derecho…”. Porque creo en el derecho penal, cuyas disposiciones son un dogma del que nadie se puede apartar, es que lo hago mío.

Algo hay que hacer para reparar esta injusta situación.

Miembro de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional que juzgó y condenó a las Juntas Militares en 1985.

Fuente : La Nacion del 09/09/2023

 

mercredi 6 septembre 2023

En nombre de los derechos humanos, exigimos justicia para las victimas del terrorismo en Argentina.

 


No tengamos miedo !


Por las victimas argentinas y extranjeras de las organizaciones terroristas de los 70 en Argentina : exigimos al Estado, a la Justicia, y a las ONG de los derechos humanos el reconocimiento sin condición de las victimas argentinas extranjeras de las organizaciones terroristas de los 70 en Argentina.


Exigimos juicios a los miembros de las organizaciones terroristas responsables de asesinatos, atentados, provocados a las victimas del terrorismo. Esos crímenes y delitos no pueden quedar impunes o declararse la prescripción judicial de conveniencia.


Exigimos juicios para aquellos militantes, medios de comunicación, periodistas, expertos que niegan el reconocimiento a esas victimas, que niegan la historia, que niegan los juicios a los autores de esas victimas. Porqué a negar que son victimas del terrorismo, las vuelven a victimizarse, a asesinar las judicialmente y socialmente.


Exigimos de los jueces, fiscales, procuradores especiales, que actúen de oficio para garantizar y proteger los derechos humanos, la Constitución nacional, las Convenciones internacionales de esas victimas. Los miembros del poder judicial no poden ser cómplices de los autores de esos hechos.


Exigimos que la Comunidad internacional reconozca a las victimas de las organizaciones terroristas de los 70 en Argentina, porque entre ellas hay victimas que eran extranjeras, que en su país no son reconocidas como victimas del terrorismo.


Que la Comunidad internacional proceda a investigar judicialmente los autores de esas victimas que viven en esos países, que se presentan públicamente como militantes de derechos humanos, cuando en realidad, eran terroristas, autores de crímenes y delitos que dejaron victimas, y que a la fecha sus actos quedan sin ser juzgados por la protección de gobiernos, instituciones, bajo el argumento de los derechos humanos.


Exigimos sin condición ni reserva algúna o demora, verdad, memoria y justicia para esas victimas del terrorismo de los 70 en Argentina.


Casppa France,

6/09/2023.

El escrache permanente de Pagina 12.

Militante ejerciendo c omo agente de Pagina 12, una vez mas la periodista Lucia Bertoia insultó y , calumnió a Mario Sandoval 1 , ata cand...