jeudi 1 octobre 2020

La familia Montoneros en la Policía Federal Argentina ¿Control e influencia institucional?

 

Libertad de expresión, opinión, pensamiento: Art: 4, 10, 11 Declaración de los Derechos Humanos y del Ciudadano 1789. Art: 19. Declaración Universal de los Derechos del Hombre 1948, Art 4 Pacto Internacional relativa a los Derechos Civiles y Políticos 1966, Art 9, 10 Convención Europea de Derechos Humanos 1950, Art. 11, 13 Convención Americana sobre los Derechos Humanos, las Constituciones de países democráticos.

 

La familia Montoneros en la Policía Federal Argentina ¿Control e influencia institucional?

 

Por Mario Sandoval[1]

  

La histona se repite casi idéntica con 50 años de intervalo. En los años 70 la Policía Federal Argentina (PFA) estaba infiltrada por Montoneros otras organizaciones terroristas. Ocuparon funciones en las diversas estructuras policiales hasta llegar a la Jefatura Institucional con el General Miguel Iñiguez y la influencia directa de personas nefastas como el ministro del Interior de entonces Esteban Righi, y el ex cabo 1ro José López Rega (nombrado Comisario general por el General Perón, Presidente de la Republica). Tres histonas individuales, pero ninguna de prestigio o beneficio para la PFA.

 

Recordando que durante ese periodo hubo atentados de gran Impacto en la sociedad cometidos por la organización terrorista Montoneros; el asesinato del jefe de la PFA General Cesáreo Cardozo, del jefe de la PFA Comisario General Alberto Villar y la masacre en el comedor de Seguridad Federal con más de 24 muertos, alrededor de 80 heridos graves y personas discapacitadas por vida. Pero, además, durante la década 70-80 fueron asesinados numerosos miembros de la Policía Federal argentina. Hoy, ni la sociedad, la justicia o el gobierno los recuerdan en tanto que víctimas, ni sus nombres figuran en baldosas, calles, plazas, muros... hay sin dudas una complicidad preocupante.

En 2020. otros personajes ocupan la Jefatura de la Policía Federal Argentina, los Comisarios generales Carlos Hernández (jefe de la PFA) y Osvaldo Rubén Mato (Subjefe de la PEA), ambos fueron nombrados por el gobierno Fernández-Kirchner que, junto a sus militantes y asociaciones. reivindican la ideología v la lucha armada de los 70. Pero, además, los jefes del Ejecutivo. asociados y utilizando la justicia (para legitimar la acción) persiguen a los que no integraron los grupos terroristas de esa época y a los que se opusieron a esos jóvenes idealistas que buscaban asumir el poder por las armas, los que no defendían el Estado de derecho, la justica, ni los derechos humanos.

Los agentes de la Policía Federal como otros agentes del Estado que en los 70 protegieron las Instituciones republicanas y la sociedad de los ataques terroristas, hoy adultos mayores, enfermos. Discriminados, estigmatizados, están de manera arbitraria, en violación a todos los principios de legalidad, constitucionalidad y convencionalidad, en prisión, procesados o condenados. en detenciones domiciliarias u hospitalizados. La Policía Federal argentina guarda un silencio cómplice, abandonó a sus hombres que actuaron bajo leyes y normativas administrativas de entonces. La continuidad de la responsabilidad del Estado es inexistente en su política interna.

 

        ¿Quiénes son los nuevos agentes militantes del gobierno que conducen la PFA?

 

El Comisario general Hernández realizó gran parte de su carrera en Asuntos Internos de la PFA, es decir que conoce la vida profesional y personal de los oficiales de esa Institución. En su cargo actual, nada puede ignorar de la situación pública y privada de sus subalternos. Consentir una irregularidad ética, profesional o jurídica en la nominación de un oficial superior para la conducción institucional, es ser cómplice y no una falta por omisión. No debió aceptar su nominación de jefe de la PFA en nombre de los valores institucionales, éticos, de la dignidad y honorabilidad de su nombre, sabiendo que el subjefe de la PFA (Comisario general Mato) tiene como esposa a la hija no solo de padres terroristas de los 70 sino que su padre es el autor material del atentado con explosivos al barco donde murieron el jefe de la PFA Crio Gral Villar y su señora. Un asesinato impune a la fecha.

 

Es racionalmente justo preguntarse si en la PFA trabajan familiares directos de la autora del atentado que costó la vida del Gal Cardozo o del puso la bomba en el comedor de Seguridad Federal.

 

El Comisario Mato es el hombre más comprometido con el poder político, es uno de sus militantes trabajando desde hace años en la PFA. Eligieron ponerlo detrás del jefe de la PFA, pero es él quien tiene relación directa con los miembros del gobierno. Es el hombre detrás del escritorio. El oficial Mato conoció a su futura esposa Paula Nicoletti cuando ésta trabajaba en el Senado con Chacho Álvarez. La Sra Paula Mato, esposa del Subjefe de la PFA y actual funcionara en la Cancillería argentina, es muy activa en las redes sociales y fue indemnizada en 2006 por el Estado (¿porque motivo?) como víctima del gobierno de 1976-83.

 

Paula es hija de Máximo Nicoletti y de Liliana Chiernajowsky, sus padres eran oficiales de la organización terrorista Montoneros con altas responsabilidades dentro de esa estructura criminal. Tiene una deuda pendiente con la justicia, la sociedad y la PFA. Su papá, Máximo, fue quien planificó y llevo a cabo el asesinato del Crio Gral Alberto Villar y de su esposa Elsa Marina Pérez. Su mama, Liliana Chiernajowsky también participó en ese atentado.

 

El señor Mato, activo en Facebook tiene como curriculum-vitae reuniones desde hace años con el sector radical de lo que resta de Montoneros, también con personajes como Bonasso, Verbitsky, Garré, miembros de la Cámpora y tiene como suegro al asesino del jefe la Policía Federal Villar.

 

En otras circunstancias o por otros casos aún menores, el funcionario policial seria obligado a solicitar su retiro, pedir la baja, sumariado, sancionado y hasta separado de la institución. ¿Porque no se hizo lo mismo con el Comisario Mato? ¿Porque conociendo estos graves antecedentes el Comisario Hernández aceptó que Mato sea nombrado subjefe de la PFA? Pero el cuestionamiento ya aún más lejos, que hicieron los responsables anteriores, sobre todo la Subjefe, Crio Gral. Franco quien era conocida por el gobierno como la referencia institucional en asuntos internos: ¿Porque la Sra. Franco guardó ese secreto y cuál fue el beneficio que obtuvo a cambio de no frenar la carrera del Comisario Mato casado con la hija de dos terroristas? 

 

Es extraño esa conducta institucional de la PFA porque cuando a cualquier oficial, suboficial o agente por el solo hecho de tener un familiar directo o indirecto acusado ilegalmente de lesa humanidad, o por portación de apellido, se los persigue hasta que abandonen el servicio activo.

 

Pero la situación es aún más perversa por parte de esta Jefatura y las anteriores: al personal imputado arbitrariamente de lesa humanidad en el ejercicio de sus funciones policiales. no solamente la justicia los persigue ilegalmente, sino que la PFA actúa de manera más punible con ese funcionario en retiro, porque ordena instruir sumarios administrativos retroactivos a 45 años, suspender los haberes de retiros, anular la Obra Social y no se interesan en absoluto en la situación procesal, asistencial, personal o familiar tanto de los condenados como los que están en prisiones preventivas ilimitadas en las unidades del SPF. Nada de esto ocurre cuando se está casado con la hija de terroristas como es el caso del Comisario Mato.

 

Es decir que la PFA está de acuerdo con las decisiones del gobierno y de la justicia, poco importan los derechos humanos, si las decisiones son legales o violan las garantías constitucionales, convencionales y la dignidad humana de su personal. En esta línea se asocia también el Presidente de la Caja de retiros, jubilaciones y pensiones de la Policía Federal.

 

Ahora se comprende e porque desde hace años esto ocurre para los imputados ilegalmente de lesa humanidad, el enemigo está al interior de la PFA, son los funcionarios ideologizados escondidos detrás de sus cargos los que brindan resoluciones administras y políticas de venganza, se identifican con las asociaciones neo terroristas que reivindican los actos de los 70, es decir el gobierno y sus instituciones periféricas. Por ello. toda decisión de la Jefatura actual o precedente debe ser considerada invalida y arbitraria porque fueron dadas bajo influencia de Montoneros versión 2000, carentes de imparcialidad e independencia.

 

    ¿Quién conduce realmente la Policía Federal Argentina? Garré, Bonnasso. Verbitsky. La Cámpora, Nicoletti, los amigos del suegro del Subjefe.

 

El Comisario general Hernández, Jefe y el Comisario general Mato, Subjefe de la Policía Federal Argentina no solo deben renunciar, sino deben ser sumariados y exonerados, como también la Jefatura precedente y el actual responsable de Asuntos Internos da la PFA. Deben pasar ante un Consejo de Disciplina y si ello corresponde como resultado de una investigación administrativa objetiva, llevarlos ante la Justicia penal. Tienen que presentar sus disculpas públicas al personal de la PFA y a sus familiares por aquellos que murieron en servicio, en defensa de las instituciones del Estado y de la sociedad porque no murieron en vano pese que los asesinos de entonces o sus descendientes hoy ocupan funciones directas, indirectas o están presentes en las decisiones de la PFA. 

 

Prof. Mario Sandoval, Presidente Casppa France, 30 de Septiembre 2020.

Aucun commentaire:

Publier un commentaire