mercredi 3 juillet 2024

LOS MUERTOS VIVOS.

LOS MUERTOS VIVOS

 

 

 


 

 

Nosotros, los Detenidos en la Unidad 34 del Servicio Penitenciario Federal de Campo de Mayo, queremos presentarnos; SOMOS LOS MUERTOS VIVOS. Somos aquellos que guardamos cárcel por hechos ocurridos hace casi 50 años; fuimos juzgados y condenados en una farsa de Justicia sin respetar norma alguna del Derecho Nacional o Internacional. Siempre vale la pena mencionar que en aquellos años aciagos éramos jóvenes agentes del Estado de 20 a 24 años de edad, cumplíamos órdenes legales para las cuales habíamos sido formados académicamente, convencidos realmente de estar defendiendo a la Nación y a sus habitantes del peligro del comunismo y los movimientos terroristas que lo representaban.

No planificábamos ilegalmente nada, no formábamos parte de ninguna asociación ilícita, ni éramos una banda de delincuentes; los delincuentes y terroristas sanguinarios estaban en Montoneros, el ERP y demás bandas a las que nos enfrentábamos arriesgando la vida por nuestros conciudadanos.

Hoy somos realmente LOS MUERTOS VIVOS, porque estamos vivos, sí, pero solo esperando la muerte, como los mas de 850 camaradas que nos precedieron hasta la actualidad.

Por primera vez desde hace muchos años gobierna el país una fuerza que pareciera comprender acabadamente los acontecimientos que ensombrecieron a la Argentina en los años 70, sin embargo entendemos que se encuentre repleto de urgencias lógicas y respetables, por esto tememos nuevamente quedar postergados en el tiempo. Iremos muriendo los últimos, los que cuando jóvenes nos jugamos la vida por cada uno de ustedes sin importar la propia.

Las incomodidades de la prisión, aunque preferiríamos no atravesarlas a nuestra edad, no nos lastima tanto el alma como la humillación, la persecución visceral de la Justicia, el odio de los enemigos de ayer transformados hoy en respetables ciudadanos influyentes, el desinterés o el desconocimiento de gran parte de la sociedad, el alejamiento de los propios, el abandono de los que en aquellos años ocupaban funciones de responsabilidad para impartir órdenes, y hoy nos consideran parte de unas Fuerzas Armadas, de Seguridad y Policiales distintas, la pérdida de lo cotidiano de nuestras familias, no poder participar y acompañar el crecimiento de los nietos, observar quietos el deterioro de nuestras mujeres que sufren aún más que nosotros esta situación y ver cómo aquellos que hoy, vistiendo el mismo uniforme, prefieren no hacer nada para rescatarnos de esta situación; nos agobia saber que para nosotros no hay Justicia.

Aún así seguimos caminando con la cabeza alta, orgullosos del camino elegido, pero queremos llamar la atención de amigos y de aquellos que no nos conocen, ni saben qué sucedió realmente en los ‘70, ni advierten lo que ocurre en los juicios a los que nos someten hoy.

No basta lo poco o mucho que algunos de ustedes han hecho por nosotros, les aseguramos que, en el cumplimiento del deber y por el amor inculcado a nuestra Patria, nosotros hicimos mucho más por ustedes hace años atrás y lo seguimos pagando injustamente.

Es ahora o nunca, no porque no vaya a haber otras oportunidades, simplemente más tarde, ESTOS MUERTOS VIVOS, estaremos muertos para siempre y seremos sólo un recuerdo o una nueva carta de lectores.

Pedimos unidos dar fin a esta injusticia, pues es sabido que quien la permite es al menos, cómplice.


Campo de Mayo, 3 de Julio de 2024.




Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire

Parlamentarios de La Libertad Avanza condenados por los medios

        La mentira como verdad.    Por Mario Sandoval 1 La campaña mediática realizada por diversos medios escritos, televisivos y rad...