vendredi 19 avril 2019

Desinformar y manipular o guerras de las palabras. ¿Todos podemos participar ?

El abogado Guido Croxatto, director de un simbólico o virtual tribunal experimental de la Universidad de Lanús, una vez más muestra su voluntad de desinformar y manipular la sociedad utilizando una dialéctica abusiva e impropia para desacreditar las decisiones de justicia y del gobierno. ¿Pensará que la guerra de las palabras es una tactica rentable en todo tiempo y lugar ? Si es asi, porque no todos pueden utilizarla sin ser rápidamente estigmatizados o discriminizados por los mismos que son sus defensores.

Pero vayamos al panfleto del Sr. Croxatto, https://www.pagina12.com.ar/188394-las-madres que utiliza una retórica reivindicativa de barricadas ( creerá estar en Francia durante la revolución del 68) o se equivocó de discurso. Pensará que está defendiendo, protegiendo, una víctima perseguida por un Estado totalitario, porque tomando en sus manos la bandera de libertad (de no pasaran), habla de « amedrentamiento », « desfinanciamiento », « desapoderada », ¿se estará refiendo a una situación en Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, u otros países que éste abogado admira tanto ? No, se refiere a la Argentina donde él mismo con sus asociados, muestra a la humanidad que ese país es el modelo a seguir de justicia y defensa de los derechos humanos. Hay, entonces un problema de coherencia ideológica y lógica discursiva.

Continuemos, las supuestas víctimas que el Sr. Croxatto se refiere es la Asociación Madres de Plaza de Mayo y su representante más visible la Sra. Bonafini. Jamás la justicia pudo hacer respetar una diligencia judicial en los locales de esa organización mal llamada de derechos humanos. Ningún juez se atrevió a ir más allá que un discurso ante los medios para luego dejar todo en suspenso. La justicia jamás tuvo tanta comprensión y flexibilidad con un acusado de haber cometido un delito (si bien hay que respetar el principio de inocencia). ¿Quien es la víctima en esta configuración Sr. Croaxtto? No seamos hipócritas, no se puede utilizar una estrategia de ruptura en un proceso judicial que aún no comenzó. Cuando llegue el caso ante los estrados podrá hacer gala de su arte de oratoria contra la justicia, antes no porque significa que « su victima » carente de fueros, inmunidades o privilegios particulares, intenta escapar de la justicia. Es una realidad.

El Sr. Croxatto en su desinformacion menciona voluntariamente palabras alejadas de un vocabulario de justicia pero sobretodo de su significación.

No hay « amedrentramiento », como se pretende afirmar.  Ni la justicia ni el Estado amenaza, presiona, aterroriza, provoca temor a ningún miembro de la Asociación Madres. Las comunicaciones y los actos procesales, son decisiones de justicia, es el respeto de la ley. La Asociación « víctima » o sus representantes deben someterse a la ley como toda persona moral o física. ¿Porque debe tener una excepción ?

Támpoco la justicia « Desapodera nada a nadie », en el sentido de una acción ilegal o bajo presión para apropiarse de un bien. No afecta los bienes personales de la Sra Bonafini. Como en toda organización, que recibe o no subvensiones del Estado, si la gestión y/o administración de la misma no es correcta, la justicia procede a retirarle el poder para el desempeňo de su cargo o administración. Pero, si la persona no cometió ningún delito, volverá a ocupar el puesto que tenía anteriormente. Son acciones propia de la justicia en hechos similares.

No hay Desfinanciamiento, porque la Asociacion Madres de Plaza de Mayo no es una institución del Estado, no está integrada al presupuesto del Estado, mal puede dejar de financiar con dinero público un bien o un servicio cuando esa Asociación no lo es. La subvención por parte del Estado no es una obligación sobretodo cuando su beneficiario no acepta el control al ser requerido.
Presenta a la Justicia como una organización ilegal, hasta criminal, qui intenta amedrentar y desapoderar una víctima…...estamos delirando o este seňor vive en un mundo paralelo.
Es necesario recordar a abogado Croxatto, defensor de las reivindicaciones de la lucha armada de los 70, que en Argentina los grupos terroristas de esa época no luchaban por la defensa de los derechos humanos, ni por un sistema democrático. Los derechos humanos no deben ni pueden ser una política de Estado porque son derechos subjetivos que corresponden a todos los inviduos por igual. Las obligaciones positivas de los Estados se imponen.

Indudablemente, para el abogado Croxatto ésta justicia es enemiga coyuntural al atacar una « víctima » que él defiende, porque entonces esa misma justicia actuaría correctamente en los ilegales procesos de lesa humanidad contra más de 3000 prisioneros políticos. A quienes se les violan los derechos humanos de forma sistemática y organizada. ¿No son también víctimas, o son seres inhumanos ?. ¿Si la justicia es ilegal o enemiga para una parte de la sociedad porque esa misma justicia no lo es para otro sector? Paris, 19 abril 2019, CasppaFrance.

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire