samedi 6 avril 2019

Pecado de la mentira o persuación política. Dilema Papal.

Visto, los pertinentes análisis reflejados en el Comunicado del 02abril2019 de la Asociación Justicia y Concordia https://justiciayconcordia.org/comunicacion/   y en  el artículo de Claudio Kussman de Prisionero en Argentina « La última pasión de Francisco : la mentira », https://prisioneroenargentina.com/index.php/2019/04/03/la-ultima-pasion-de-francisco-la-mentira/,  ambos relacionados con la entrevista que el periodista español Jordi Évole, realizó al Papa Francisco, el 31 marzo 2019 para la TV española, y si bien varios fueron los temas tratados, las declaraciones sobre la Argentina interpelan:
-     “En Argentina fueron más de 30.000 en la época de la dictadura. Me tocó de cerca eso. Siempre he defendido el derecho a la verdad sobre lo que pasó; el derecho a una sepultura digna, el derecho a encontrar los cadáveres. En Argentina se sigue haciendo. Es un derecho no sólo de la familia, de la sociedad. Una sociedad no puede sonreír al futuro, teniendo a sus muertos escondidos.”…Y agregó: “Nunca vas a tener paz con un muerto escondido.” https://www.lasexta.com/programas/salvados/mejores-momentos/la-opinion-del-papa-francisco-sobre-la-memoria-historica-nunca-vas-a-tener-paz-con-un-muerto-escondido-video_201903315ca119eb0cf2de7721eddd3c.html

Se observa a lo largo de esa entrevista que el Papa Francisco adaptó su respuesta (en general) a su cálidad de Jefe de Estado o Jefe de la Iglesia Católica, Obispo de Roma.  Asi, cuando el periodista se refirió que : el general Franco está enterrado en una iglesia católica y que el gobierno español habia ordenado su exhumación para el mes de junio próximo, y preguntó a su intrevistado ¿Que opinión tiene al respecto?: el Papa Francisco respondió : « no tengo opinión ».
-     Acto seguido, Jordi Évole afirmó: « Creo que hubo una comunicación entre el gobierno español y la Santa Sede », respondiendo el Santo Padre : «  Si, de Estado, pero yo ahí no me metí en eso ». No escapa al análisis que esa actitud es propia de la formulación diplomática de un jefe de Estado, para no responder a la pregunta por respeto a la decisión soberana de un tercer Estado. Y ello debe ser asi.

¿Como interpretar entonces la declaración sobre la Argentina que realizó el Papa Francisco cuando el periodista no preguntó sobre ese pais ?. En su rol de jefe de Estado debió guardar silencio, abstenerse de hacer referencias, respetar el articulo 2 de la carta de las Naciones Unidas. ¿Porque el jefe de la Santa Sede, con la decision del gobierno español en el caso Franco, no tiene opinión y con la Argentina si la tiene ? ¿Que lo autoriza a hacer esa diferenciación de tratamiento en las relaciones entre los Estados soberanos ?

Al hablar voluntariamente (porque nadie lo solicitó) sobre la situación pasada en Argentina  y presentar subjetivamente casos no validados juridicamente en un tercer Estado, abandonó su posición de jefe de la iglesia católica o de jefe de Estado, para transformarse en un hombre político militante de un pasado histórico-jurídico que él considera como verdadero. Trata de poner en práctica su visión que « la politica va adelante con el arte de la persuacion (serenidad, libertad de corazon) »(1) A partir de esas declaraciones, la crítica es válida no pudiendo protegerse detrás de una función o estatus, porque el debate por la verdad lo convoca.

Recordando, que publicamente Jorge Bergoglio jamás mencionó los hechos que refiere en la entrevista con la television española, como lo demostró el 08 noviembre 2010, al prestar juramento de decir la verdad como testigo ante el Tribunal Oral Federal n°5 en el juicio ESMA (2), y en el testimonio del 23 septiembre 2011 solicitado por el TOF 6 en la causa de apropiación de menores durante la última dictadura.

En la publicación « El jesuita, conversaciones con el cardenal Jorge Bergoglio » (2010), el autor se refiere a que : El cardenal nunca quiso salir a responder la acusación ( caso de los padres Orlando Yorio y Francisco Jalics), como, tampoco, jamás se refirió a otras imputaciones del mismo origen sobre supuestos lazos con miembros de la Junta Militar (ni, en general, nunca contó públicamente cuál fue su actitud durante la última dictadura). Pero, frente a nuestro cometido, reconoció que el tema no podía omitirse y accedió a contar su versión sobre los hechos y la actitud que asumió en la noche negra que vivió la Argentina. “Si no hablé en su momento, fue para no hacerle el juego a nadie, no porque tuviese algo que ocultar”, pag. 146.

-     Si, el Papa Francisco, en ese el libro de 2010, o ante el TOF 5 (2010) y el TOF (2011), nunca     denunció o comunicó, los hechos que él conocía (« siempre he defendido el derecho a la verdad sobre lo que pasó ») porque ahora sería legítimo y oportuno. Si antes no habló para no hacer el juego a nadie, como dijo en 2010 : ¿A quien entonces le hace el juego ahora que habló ? y  sobretodo ¿ocultó u omitió la verdad en sus testimonios ante la justicia argentina  ?

Las afirmaciones del Papa Francisco son preocupantes porque el contenido de sus palabras al no ser verdad jurídica ni histórica, se acercan al concepto de pecado que él mismo explicó en la entrevista : « ...es actuar de pensamiento, palabra y obra con libertad... », el pecado de mentira. Esto dado que se realiza una declaración que se sabe o sospecha que no se ajusta a la verdad, en todo o parte, con la intencion que el interlocutor le crean, ocultándose asi en forma parcial o total la realidad.

Observando que el Catecismo de la Iglesia Católica, articulo 8, el octavo mandamiento (2464-2513): http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/index_sp.html , precisa que :
-     2482 “La mentira consiste en decir falsedad con intención de engañar” (San Agustín, De mendacio, 4, 5). El Señor denuncia en la mentira una obra diabólica: “Vuestro padre es el diablo [...] porque no hay verdad en él; cuando dice la mentira, dice lo que le sale de dentro, porque es mentiroso y padre de la mentira” (Jn 8, 44).
-     2483 La mentira es la ofensa más directa contra la verdad. Mentir es hablar u obrar contra la verdad para inducir a error. Lesionando la relación del hombre con la verdad y con el prójimo, la mentira ofende el vínculo fundamental del hombre y de su palabra con el Señor.
-     2484 La gravedad de la mentira se mide según la naturaleza de la verdad que deforma, según las circunstancias, las intenciones del que la comete, y los daños padecidos por los que resultan perjudicados. Si la mentira en sí sólo constituye un pecado venial, sin embargo llega a ser mortal cuando lesiona gravemente las virtudes de la justicia y la caridad.
-     2485. La mentira es condenable por su misma naturaleza. Es una profanación de la palabra cuyo objeto es comunicar a otros la verdad conocida. La intención deliberada de inducir al prójimo a error mediante palabras contrarias a la verdad constituye una falta contra la justicia y la caridad. La culpabilidad es mayor cuando la intención de engañar corre el riesgo de tener consecuencias funestas para los que son desviados de la verdad.
-     2486 La mentira, por ser una violación de la virtud de la veracidad, es una verdadera violencia hecha a los demás. Atenta contra ellos en su capacidad de conocer, que es la condición de todo juicio y de toda decisión. Contiene en germen la división de los espíritus y todos los males que ésta suscita. La mentira es funesta para toda sociedad: socava la confianza entre los hombres y rompe el tejido de las relaciones sociales.
-      2487 Toda falta cometida contra la justicia y la verdad entraña el deber de reparación, aunque su autor haya sido perdonado. Cuando es imposible reparar un daño públicamente, es preciso hacerlo en secreto; si el que ha sufrido un perjuicio no puede ser indemnizado directamente, es preciso darle satisfacción moralmente, en nombre de la caridad. Este deber de reparación se refiere también a las faltas cometidas contra la reputación del prójimo. Esta reparación, moral y a veces material, debe apreciarse según la medida del daño causado. Obliga en conciencia.

-     Ademas, recuerda la Biblia que la mentira puede ser también una respuesta evasiva, una media verdad, un silencio,  «… y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. » (Ap 21:8).

Lamentablemente, el Papa Francisco no tuvo una sola palabra para las víctimas (nacionales y extranjeras) que dejaron los grupos terroristas en Argentina, ni tampoco mencionó la actual violación de los derechos humanos a los ex agentes del Estado y representantes de la sociedad civil de los 70, por haber defendido el Estado de derecho y la sociedad de los ataques terrorista. Nunca recibió dignamente en el Vaticano esas víctimas ni sus familias. 

Las palabras del Papa no contribuyen ni a encontrar justicia ni a cerrar las heridas con el pasado en la Argentina. Se aleja la reconcialiación y la concordia. Apoya a todos los que viven del curro de los derechos humanos.

En definitiva, ¿cual fue el objetivo de las declaraciones del Papa Francisco, persuadirnos de una mentira ? Paris, 05 abril 2019. CASPPA-France.
(1) Definición presentada durante la entrevista de refencia.
(2) "Cuando alguien es reticente está mintiendo, está ocultando parte de la verdad", manifestó Luís Zamora, ex diputado nacional y abogado querellante en la causa, al término de la audiencia que se desarrolló en el despacho de Bergoglio en la Curia metropolitana. https://www.lapoliticaonline.com/nota/nota-69162/

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire