dimanche 12 mai 2019

Carlos Rosenkrantz “para que el sistema de justicia sea más sólido, independiente e inclusivo”


En la conferencia internacional “rol de acceso a la justicia en la construcción de sociedades justas, pacificas e inclusivas”, el presidente de la CSJN recuerda los “cambios normativos que el servicio de justicia sin dudas necesita para funcionar mejor” que públicamente se refirió en otras ocasiones, confirmando así que aún a la fecha el funcionamiento de la justicia no es el óptimo necesario. Pero lo más importante es el análisis que responde “a la  cuestión  de  qué  puede  hacer  la judicatura argentina, dadas las reglas que ya existen, para que el sistema de justicia sea más sólido, independiente e inclusivohttps://www.cij.gov.ar/nota-34405-Rosenkrantz-y-Highton-participaron-de-la-apertura-de-la-conferencia--El-rol-del-Acceso-a-Justicia-en-la-construcci-n-de-sociedades-justas--pac-ficas-e-inclusivas-y-la-realizaci-n-del-ODS-16--.html es decir que en Argentina 2019 la justicia no es completamente ni solida ni independiente lo que pone en peligro las garantías constitucionales y convencionales de los individuos como también los inversiones extranjeros. Interpela aún más porque la seguridad jurídica no puede tener una existencia parcial o superficial, ¿ella existe o no? Esa preocupación la manifestó el presidente de la Nación en sus 10 puntos del Acuerdo porque constató que para la percepción nacional e internacional hoy en Argentina la seguridad jurídica es inexistente.

El Dr. Carlos Rosenkrantz, presente el rol ideal de un juez (el deber ser) en una democracia constitucional. La primera responsabilidad de un juez en una sociedad de ese tipo es, entonces, determinar qué dicen las reglas de su comunidad para casos concretos y, cuando las reglas son oscuras o imprecisas, determinar cómo pueden expandirse o precisarse de un modo consistente y armónico con las normas claras y conocidas de dicha comunidad. “Y los jueces deben   comprometerse   con   esta   tarea   mediante   la   reflexión   honesta”, dice el presidente de la CSJN.  

Pero la realidad muestra lo contrario. 

Lo jueces en Argentina se fundan en analogías (dudosa) de normas inexistentes del mundo inteligible de los individuos interpretándolas de manera subjetiva e ideológica. Así, esos magistrados (sin esa reflexión honesta), determinan sobre situaciones concretas cuando no hay reglas (ni oscuras o imprecisas), ni normas positivas, escritas, públicas. Pese a ello, la justicia acusa, juzga, condena. ¿Como el individuo puede conocer algo que no existe y ser responsable de hechos ex nihilo? 

No escapará al presidente de la CSJN, que sus observaciones son ejercidas por la justicia argentina en los ilegales juicios de lesa humanidad, sin que ninguna autoridad del Poder Judicial ponga freno a esa ilegalidad. Es ese universo de la inseguridad jurídica que viven más de 3000 prisioneros políticos que en los años 70, protegieron las instituciones del Estado y la sociedad de los ataques armados de grupos terroristas que buscaban llegar al poder por las armas. Esos hombres y mujeres, médicos, abogados, magistrados, académicos, empresarios, ex agentes del Estado, hoy son ilegalmente acusados de lesa humanidad. La justicia viola impunemente todos sus derechos humanos, constitucionales y convencionales. 

Dr. Rosenkrantz, el modelo de juez en una democracia constitucional que usted desea hoy no existe en Argentina. Que sus esfuerzos se puedan hacer realidad porque la Nación y la sociedad argentina merecen un Estado de derecho, donde las obligaciones positivas se apliquen realmente, no desconfiar de los jueces de la Nación, ni pensar en la corrupción en el Poder Judicial o continuar en una inseguridad jurídica. Paris, 12 mayo 2019. CasppaFrance.

2 commentaires:

  1. Gracias por vuestra contribucion y del interes por el articulo. Esperando que el juez ideal se presente. Saludos cordiales MS

    RépondreSupprimer