dimanche 19 mai 2019

La Corte Suprema, malestar por las declaraciones de Garavano y la situación electoral.


https://www.infobae.com/sociedad/policiales/2019/05/19/la-corte-suprema-en-estado-de-alerta-ante-los-realineamientos-en-el-tablero-electoral/  esa situación dio lugar a precisar que “analizar el debido proceso, es su función como tribunal de garantías constitucionales”. Agregando, que hubo malestar por la declaración de Germán Garavano poniendo en duda la independencia del Poder Judicial al hablar del “sentido político” de la decisión, considerando la misma como irresponsable. Y que, “en los países republicanos, las decisiones de la Corte se critican, pero se respetan, no se intenta cambiarla presionando a los jueces

¿Las declaraciones del ministro de justicia del gobierno de Macri son inexactas, exageradas, difamatorias, injuriosas?  No, son ciertas, conocidas, denunciadas y los miembros de la CSJN no pueden honestamente afirmar lo contrario. Los afectados no son los 5 magistrados de la suprema corte, sino las victimas de esas decisiones de justicia con intervención de la política. Esas personas, son los que deben sentirse engañados por la justicia y no los ministros de la corte que solo un superficial honor está en juego. 

¿Porque, la CSJN no analiza y garantiza el debido proceso en los juicios de más de 3000 de las personas acusadas de lesa humanidad, si su función es de garantía constitucional? De ser así, respetando escrupulosamente la constitución nacional y las convencionales internacionales, ninguna de esas personas estaría procesada, condenada, en prisión, las que se encuentran en esa ilegal situación por la impunidad de los jueces que violaron sus derechos humanos, los principios de legalidad y otras obligaciones positivas. 

Las victimas de esas violaciones son los ex agentes del Estado, magistrados, médicos, abogados, empresarios, académicos, que, en los años 70, protegieron las instituciones del Estado y la sociedad de los ataques armados de los grupos terroristas que intentaron tomar el poder por las armas. La justicia que debería controlar la CSJN, aplica a esas personas la retroactividad penal, la responsabilidad penal colectiva, la prisión preventiva ilimitada, la analogía penal, ignora la prescripción, la amnistía, utilizan la excepción para legitimar procedimientos ilegales…pero eso los ministros de la corte no lo pueden ignorar.

Los miembros de la CSJN no pueden negar que en las decisiones de justicia hay una influencia política. La independencia del Poder Judicial constantemente está en juego porque los jueces actúan más como hombres políticos que como magistrados. Negar esa realidad es abusar de la sociedad. 

En Argentina las decisiones de la Corte no solamente se critican, sino que bajo la presión de la calle se modifican según la ideología del sector demandante. Así la misma CSJN validó la constitucionalidad de leyes para luego esos mismos jueces 17 años más tarde, las declararon inconstitucionales. Decir que la CSJN o el Poder Judicial no son influenciados en sus decisiones por la presión de la sociedad, es mentirle a los ciudadanos honestos y respetuosos del Estado de derecho.  

Los magistrados de la CSJN van a tener que responder ante la justicia, la sociedad y el pueblo argentino por sus decisiones cuyas consecuencias afectaron la libertad y la vida de numerosas personas. Está en ellos restablecer la seguridad jurídica. Paris, 19 mayo 2019. CasppaFRance.

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire