jeudi 30 mai 2019

¿Porque no hablar de ellos?

Usted que dice defender, interesarse, proteger, los derechos humanos de todas las personas por igual, que no se calla de nada, por nada ni por nadie.

¿Porque no habla de los más de 3000 Prisioneros Políticos que tiene el gobierno argentino? Ahora que los temas de justicia, política, corrupción, derechos humanos, campañas electorales, son lo cotidiano.

Magistrados, sacerdotes, abogados, médicos, ex-agentes del Estado, académicos, empresarios, y otros actores socio-profesionales que, en los años 70, protegieron las instituciones del Estado y la sociedad de los ataques armados de grupos terroristas que intentaron tomar el poder por las armas, hoy están acusados ilegalmente de haber cometido crímenes de lesa humanidad.

Porque no hace saber que, a esos hombres y mujeres, mayores de 70 años, enfermos, en prisión o detenciones domiciliarios, la justicia argentina les viola los principios de legalidad, garantías constitucionales y convencionales, ante la pasividad de la sociedad y la complicidad del gobierno. Pero, además, los jueces federales aplican la retroactividad penal, la responsabilidad penal colectiva, la analogía penal, prisiones preventivas ilimitadas, no reconocen la prescripción, la amnistía, el debido proceso, garantías procesales imperativas. Con argumentos de excepciones permanentes suspenden garantías. Ningún país del Consejo de Europa y otras democracias utilizan similares procedimientos.

En sus domicilios son escrachados, amenazados junto a sus familias, por las asociaciones llamadas de derechos humanos. Las municipalidades los declaran personas non-grata. Son víctimas de tratos crueles e inhumanos, de discriminación, de persecución, no pueden acceder a tratamientos médicos externos, no pueden estudiar, no tienen asistencia espiritual, el acceso a la justicia es imposible. ¿Ese es el modelo de justicia en nombre de los derechos humanos que usted defiende?

Esos hombres, mujeres y sus familias son víctimas de la violación de los derechos humanos por la venganza jurídica -política que decidieron impunemente sectores radicalizados, fueron condenados a la muerte civil, social. Evitar hablar de ellos, esconderlos, negar su existencia, es ser cómplice de la violación de los Derechos Humanos de esas personas.  No hay que tener miedo de hablar de la historia del país de los años70, revisionistas son los que instalan un relato oficial.

El presidente de la CSJN, el ministro de Justicia y algunos fiscales, declararon, denunciaron, los problemas en el Poder Judicial de la influencia política en los fallos judiciales, la corrupción e impunidad de los jueces. Se instaló una cultura de inseguridad jurídica, una ausencia de legitimidad de la institución judicial, la politización de la justicia, el Estado de derecho está en peligro.

Porque no hablar de las víctimas nacionales y extranjeras que dejaron los grupos terroristas en los años 70, que a la fecha ni la justicia ni el gobierno las reconocen. Son más de 1500 personas, entre muertos, heridos, secuestrados, extorsionados. Los autores de esos hechos están en libertad, benefician de la protección de la justicia y del gobierno.

No se le demanda defender una causa, sino hablar, hacer saber, alertar, para que la sociedad conozca la grave situación que vive un grupo social en la Argentina, cuando el gobierno dice ser modelo en la garantía y protección de los Derechos Humanos. ¿Esos hombres y mujeres no tienen derechos humanos?. Paris, 30 mayo 2019. CasppaFrance https://www.casppafrance.org/, Twitter: @CasppaF, casppa.france@gmail.com

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire