lundi 29 juillet 2019

El presidente argentino descubre la intolerancia, las amenazas y las mentiras. ¿En qué país vivió hasta ahora?


Es preocupante las declaraciones realizadas por el presidente-candidato Mauricio Macri, porque busca defender un sector para asegurarse votos y al parecer estaría "sorprendido al descubrir la intolerancia, las amenazas, las mentiras en la vida política". Hoy defiende los “intelectuales y personalidades de la cultura”, ayer fueron las diversas iglesias, los empresarios e industriales, las fuerzas armadas y de seguridad, mañana serán particularmente los evangelistas y quizás los residentes extranjeros para que rápidamente puedan obtener la ciudadanía argentina y así votar (esa situación la utilizó Chávez en Venezuela con los colombianos). Al contrario, no se interesa ni defiende a los ciudadanos que son víctimas de amenazas, injurias, calumnias y numerosos otros delitos, aquellos que representan la sociedad, sus instituciones, y la historia de los años 70, a los que se les violan los principios jurídicos fundamentales, constitucionales, convencionales. Los que no integraron los grupos terroristas. En estos casos, impone un silencio político en detrimento de la garantía y protección de los derechos humanos
                         
Presidente Macri, ¿porque no defiende o no se preocupa por los abogados, asociaciones, académicos, ciudadanos honestos, familiares y los ilegales acusados de lesa humanidad que son el blanco permanente de los medios (radio, tv, diarios), militantes, parlamentarios, políticos, magistrados, asociaciones mal llamadas de derechos humanos, quienes los acusan ilegalmente de defender o ser genocidas, negacionistas, torturadores, violadores de derechos humanos? Para esas personas no existe su concepto de democracia ni la libertad de expresar sus ideas, son víctimas que tienen prohibido (por el sistema instalado, la presión política) expresarse públicamente, hacer declaraciones, participar en actos públicos o actividades personales, profesionales, porque rápidamente son señalados, escrachados, injuriados. Usted deja que ello ocurra sin ninguna declaración, legitimando las acciones de los autores de esos hechos ¿Esas conductas no son actos de intolerancia, de acoso, el ejemplo de una democracia intolerante?

Presidente Mauricio Macri, demuestre que se interesa por todos los ciudadanos por igual y no solamente los que públicamente dicen apoyarlo, que no es oportunismo político electoral. Guardar silencio, tratar de ignorar la situación no es un acto de coraje político. Usted es el presidente de todos los argentinos, responsable de hacer respetar el Estado de derecho, las obligaciones positivas, la Constitución Nacional y las convenciones internacionales. Paris, 29 julio 2019, CasppaFrance

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire