jeudi 25 juillet 2019

Las cárceles argentinas son la entrada al infierno: pocos adultos mayores salen con vida.


Las cárceles en Argentina están en crisis por saturación: son “la entrada al infierno” declara el Procurador Penitenciario de la Nación argentina https://cnnespanol.cnn.com/video/crisis-carceles-servicio-penitenciario-saturacion-pkg-emilia-delfino-perspectivas-buenos-aires/, en el artículo de CNN. Es una verdad que fue reconocida en los informes de los expertos de ONU que visitaron el país, como por la justicia argentina, los órganos de control,  los medios de comunicación, los abogados de víctimas, pero sobre todo fue la vivencia personal que en reiteradas oportunidades mostró el Sr. Claudio Kussman en el sitio prisionero en argentina https://prisioneroenargentina.com/ quien, habiendo utilizado una cámara oculta, describe la cruda realidad de las cárceles federales en Argentina. Nadie se preocupó por esas imágenes. 

¿Qué hace el gobierno, frente a esas olas de denuncias e informes? Piensa como va a solucionar el problema, deja que las personas privadas de libertad continúen en prisión, poco importa los derechos humanos, los tratos inhumanos, degradantes. Por su parte, la justicia politizada ordena liberar los más jóvenes, procesados o condenados, (narcotraficantes, criminales) en detrimento de los mayores adultos que son las victimas que más sufren, con esperanza de vida limitada.

Son en las cárceles federales que se encuentran alojados la mayoría de los acusados ilegalmente de lesa humanidad, personas mayores adultas, enfermas. Esos hombres y mujeres (magistrados, médicos, abogados, académicos, sacerdotes, empresarios, agentes del Estado) que, en los años 70, protegieron y defendieron las instituciones del Estado y la sociedad de los ataques armados de los grupos terroristas que intentaban tomar el poder por las armas, hoy son perseguidos por el Estado y procesados por la justicia que aplica la retroactividad penal, la responsabilidad penal colectiva, la analogía penal, la suspensión de garantías, las prisiones preventivas ilimitadas, no se reconoce la prescripción, las amnistías, el debido proceso...

Los miembros de los grupos ilegales de esa época que no defendían los derechos humanos, ni la justicia o el sistema democrático están en libertad, los jueces federales rechazan iniciarles procesos, fueron indemnizados, son reconocidos como víctimas y héroes por el gobierno y la justicia.

¿Qué dicen las asociaciones de derechos humanos? todos los criminales y delincuentes pueden salir de prisión buscando los argumentos procesales, salvo los acusados ilegales de lesa humanidad que ellos deben morir en las cárceles, ningún beneficio es la bandera. Aquellos prisioneros políticos que logran obtener prisiones domiciliarias se les realiza escraches, amenazas, intimidaciones, vigilancias, son declarados persona non grata por las municipalidades de sus domicilios. La reinserción social, los principios del Estado de derecho, las obligaciones positivas, las garantías constitucionales y las convenciones internacionales, son inexistentes para este grupo nacional. Solo muertos salen de ese infierno, están condenados a la pena capital civil, social e institucional. Paris, 25 julio 2019. CasppaFrance

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire