mercredi 31 juillet 2019

Para el presidente Macri solo existen las FFAA actuales, la de los 70 prefiere ignorarlas.


En su condición de presidente de los argentinos y dudosamente en su calidad de comandante en jefe de las FFAA, el ingeniero Macri realizó un reconocimiento (político) a las fuerzas armadas durante la cena anual de camaradería. Desafortunadamente en los casi seis minutos de su discurso no dispuso el tiempo necesario para recordar aquellas de los años 70, que por razones puramente de táctica política busca ignorarlas. El jefe de Estado opone así dos modelos de instituciones, sus miembros y sus misiones, legitimando las ilegales acciones contra las fuerzas armadas de los 70 por parte la justicia, brindando satisfacción a las demandas de una parte de la sociedad, las asociaciones mal llamadas de derechos humanos y los ex miembros de los grupos terroristas de la época que hoy ocupan puestos de respetabilidad socio-profesional.

El presidente Mauricio Macri asiste a la cena anual de las Fuerzas Armadas https://www.youtube.com/watch?v=sinIxh7oekc
 
Es en ese contexto que el presidente Macri pudo afirmar, que:
·          Una de las cosas más importantes que logramos: la normalización de la imagen de las FFAA... en la vida democrática del país, hoy son reconocidas y valoradas”, cuando en realidad existe un ataque visceral por parte de la justicia, de las asociaciones mal llamadas de derechos humanos, de los medios comunicación, contra las fuerzas armadas de los 70. ¿O esas fuerzas armadas no lo son como tal?
·          “...Esto es una clara muestra de que pusimos en valor las FFAA como una institución central, central, del Estado”, si bien en realidad lo que se critica y juzga precisamente es el rol de los militares como institución central del Estado en los 70. ¿O esas fuerzas armadas tampoco lo son como institución?
·              el reconocimiento a los “Objetivos de las misiones de las FFAA: Cuidar a los argentinos, hacer que podamos vivir en paz, tengamos la calidad de vida que merecemos”. Si la Argentina está en paz de violencias armadas anteriores, los que lograron ese objetivo actualmente son juzgado por los mismos que les asignaron esas misiones. Es decir, que ¿las FFAA actuales si logran esos objetivos son verdaderas FFAA y la de los 70 que lograron esos objetivos no lo son?
 
Recordado que, en la semana anterior, el candidato-presidente, en la ceremonia de homenaje al personal caído en cumplimiento del deber intercambió placas de reconocimientos y fotos por un voto con las personas que perdieron un familiar cumpliendo su deber, https://www.casppafrance.org/2019/07/presidente-macri-busca-votos-con-las.html, en esta ocasión efectuó un discurso con palabras de halagos para su auditorio que lógicamente solo podían encontrar un eco positivo, no entregó placas sino que realizó promesas, efectuó un discurso para los medios, para su campaña electoral, buscando el voto militar. Si un extranjero alejado de la realidad nacional escucha el mensaje presidencial pensaría que la Argentina tiene las mejores fuerzas armadas (virtuales) de la región en equipamientos, recursos, programas, presupuestos, programación, políticas de defensa...
·         el Presidente según algunos medios, se acercó a una de las mesas donde se encontraban veteranos de la Guerra de Malvinas, entre ellos, el comodoro Héctor Sánchez y el capitán Luis Cervera, ex pilotos de la V Brigada Aérea de Villa Reynolds, San Luis, quienes el pasado 11 de julio sufrieron una ofensa cuando exponían sobre las experiencias vividas en esa guerra en una charla ofrecida en el Colegio Nacional Buenos Aires http://www.laprensa.com.ar/479172-Macri-Las-Fuerzas-Armadas-son-reconocidas-y-valoradas.note.aspx  y https://www.ambito.com/macri-destaco-la-normalizacion-la-relacion-las-fuerzas-armadas-n5045690
 
Finalmente, el comandante en jefe de todas las FFAA de la Nación, en los aproximados 360 segundos de su discurso, así como tuvo algunas palabras para recordar la tripulación del submarino San Juan, no buscó voluntariamente el tiempo para dirigirse al personal (en actividad) en operaciones, alejados de sus familias, en el exterior, enfermos, al personal retirado y sobre todo aquellos miembros de las FFAA de los 70, privados de libertad, ilegalmente acusados de lesa humanidad, a quienes se les violan sus derechos humanos, los principios de legalidad, constitucionales, convencionales. Esos soldados que cumplieron las misiones para que hoy la Argentina pueda vivir en paz.  Al evitar recordarlos los abandona una vez más, porque ya no es la justicia sino el comandante en jefe que los vuelve a condenar los marginaliza, los olvida e intenta borrarlos de la historia de las FFAA y de la Nación. El honor y la ética constituyen pilares fundamentales de las fuerzas armadas que el comandante en jefe no puede renunciar por intereses políticos, son virtudes que existen en todo tiempo, lugar y circunstancias. Es también respetar (no solo la cortesía) el personal militar. 

Hasta la fecha, el presidente Macri no estuvo al nivel de su cargo, jamás asumió seriamente el mandato que le otorga el articulo 99, inciso 12 de la constitución nacional, omitió un principio fundamental de conducción y responsabilidad en una organización humana como las fuerzas armadas. Aún, puede corregir esas irregularidades porque no hace falta esperar el resultado de las elecciones futuras para tomar decisiones justas con el personal de las fuerzas armadas de los 70. Está en juego la credibilidad y la función del Comandante en Jefe de todas las FFAA de la Nación. Paris, 31 julio 2019, CasppaFrance




Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire