vendredi 12 juillet 2019

Y más promesas: “No queremos nunca más mentiras, estafas ni corrupción"


https://www.perfil.com/noticias/politica/mauricio-macri-inaugura-junto-a-horacio-rodriguez-larreta-maria-eugenia-vidal-viaducto-tren-san-martin.phtml   declaró en un discurso de campaña el presidente Macri. Pero el hecho de hacer esa reivindicación es reconocer que actualmente esas irregularidades existen y como consecuencia sus palabras tienen un sustrato de falsedades porque el ingeniero presidente no cambió, no cambia, ni cambiará en la gestión de esos aspectos y otros similares. 

El Sr. Macri no puede ignorar, que su discurso es inoperante  https://www.facebook.com/mauriciomacri/videos/2352336511694030 porque esos delitos existen actualmente y que su gobierno no hizo nada para erradicarlos o disminuirlos, al contrario, aumentaron.

Existe una mentira oficial con la Ley (inconstitucional y convencional) 14910 de la Provincia de Buenos Aires que busca determinar por ley la historia de la Argentina, la que se transforma en mentira de Estado porque el gobierno nacional acepta y valida el revisionismo de los hechos ocurridos en los 70. A ello, se agrega la mentira en la justicia, la falta de transparencia pública. El gobierno fomenta esa mentira al acompañar a los denunciantes ante la justicia en los ilegales procesos de lesa humanidad. Además, no interviene, ni corrige, las mentiras de los años 70 dejando a terceros ideologizados que presenten la Argentina de esa época según sus intereses políticos. 

La estafa es una cultura política que continua por la complicidad del gobierno. Los ilegales procesos de lesa humanidad, la inoperante política pública de derechos humanos, las mal llamadas ONG de derechos humanos y sus militantes, estafan a la sociedad, la comunidad internacional con la mentira oficial, de Estado, y así el curro de los derechos humanos continua. Los fondos públicos destinados a esos sectores se realizan en detrimento de la salud, la educación, la seguridad, la defensa, ciencia y tecnología…La pobreza cero fue solo una promesa más para recuperar votos. 

La corrupción, junto con la impunidad y la mentira, integra la conducta de los magistrados, de los altos funcionarios, el universo político, parlamentario, sindical como el mundo empresarial. Las asociaciones de derechos humanos son dignas representantes de las tres “virtudes”: mentira, estafa, corrupción. La justicia y sus magistrados saben como rentabilizar esos delitos, llevando a cabo juicios ilegales de lesa humanidad con el objetivo de obtener beneficios personales. El gobierno argumenta la independencia de la justicia y nada cambia todo se institucionaliza. 

Si el presidente Macri demanda no queremos nunca más mentiras, estafas ni corrupción, debe o dejar el poder porque él y su gabinete representan exactamente lo que no desea para el país o gobernar respetando el Estado de derecho, las obligaciones positivas, la Constitución Nacional y Convenciones Internacional. El solo acto fundador, representativo que dará credibilidad a sus promesas será solucionar jurídica y políticamente los ilegales procesos de lesa humanidad del cual son víctimas más de 3000 personas, de lo contrario una vez más no respetará sus palabras. La división de la sociedad y el futuro del país están en juego.  Paris, 12 julio 2109, CasppaFrance





Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire