samedi 24 août 2019

Diario Judicial miente: no hay genocidas


Es sorprendente y preocupante la nota del Diario Judicial publicada el 21 agosto pasado: “Comienzan juicios a genocidas”, https://www.diariojudicial.com/nota/84242 , agregando que:
·         Comenzarán a ser juzgados Omar Di Nápoli, médico naval; Santiago Omar Riveros, ex jefe de Institutos Militares de Campo de Mayo; y Jorge Bernardo, ex capitán de navío...”

Es lamentable y repudiable leer mentiras en un medio de reputación judicial y constatar los ataques gratuitos e innecesarios ad-hominem y ad-personam que requieren la retractación y el derecho a réplica en nombre de Casppa France.

La redacción del Diario Judicial no puede ignorar que en Argentina jurídicamente no hubo crimen de genocidio, por consecuencia no hay genocidas ni la apología de ese crimen. Utilizar esa palabra es despreciable y miserable por la memoria de las víctimas y sus familias, que vivieron esa inhumana situación en un momento histórico preciso. 

Por las calumnias e injurias que efectúa el autor de la nota merece el rechazo de la sociedad y de aquellas personas afectadas por un genocidio, ningún historiador o jurista responsables pueden asociarlo con la Argentina actual o de los 70, toda otra hipótesis es inoperante por su entelequia. Al contrario, hubo grupos terroristas, que cometieron actos terroristas y hay ex - terroristas.

El Diario Judicial no debe alejarse de sus objetivos y misiones periodísticas, respetando los principios deontológicos y convencionales. En la nota “Comienzan juicios a genocidas”, hay una voluntad de desinformar a la sociedad y de manipular la información, porque se:
·         Violó las obligaciones y principios esenciales de la ética periodística previstos en: a) La carta de Múnich del 24noviembre 1971, b) Los principios Internacionales de ética profesional en periodismo del 21noviembre 1983, c) La declaración de Chapultepec del 11 marzo 1994, d) Ética del Periodismo SIP del 18 octubre 1925, e) Carta de aspiraciones del SIP, octubre 2008. Por ejemplo: Respetar la verdad, cualesquiera que sean las consecuencias, en razón del derecho del público a estar informado. Rectificar cualquier información publicada que resulte inexacta. Abstenerse de calumnia, difamación, acusaciones infundadas…Nunca confundir el periodismo con la publicidad o la propaganda… (Carta de Múnich).
·         Traicionó el principio que “la credibilidad de la prensa está ligada al compromiso con la verdad, a la búsqueda de precisión, imparcialidad y equidad” (Declaración de Chapultepec), de “Informar con exactitud y con verdad” (Ética del Periodismo SIP). “Los editores deben brindar a las personas e instituciones implicadas en las noticias la oportunidad de manifestar su versión de los hechos, en aras de acercarse lo más posible a la verdad y garantizar la pluralidad y diversidad” (Carta de aspiraciones del SIP, octubre 2008).   

Recordando que, la principal tarea del periodista es servir a la gente en su derecho a la verdad y la información auténtica con una dedicación honesta a la realidad objetiva, de manera que los hechos estén divulgados conscientemente en un contexto apropiado, precisando sus conexiones esenciales y sin causar distorsión… La información en periodismo se entiende como bien social y no como un producto, el periodista comparte la responsabilidad de la información transmitida…el periodista participa activamente en la transformación social hacia la mejora democrática de la sociedad y contribuye con el diálogo a un clima de confianza…absteniéndose de cualquier justificación de las demás formas de violencia, odio o discriminación … (Principios de la Unesco de 1983).  Paris, 24 agosto 2019, CasppaFrance.

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire