mardi 27 août 2019

Una convocatoria pública llamada venganza.


Es tradición constatar una vez más que los mal llamados organismos de derechos humanos tienen como objetivo violar a terceros los derechos que dicen defender, realizando de manera sistemática acusaciones ad-personam y ad-hominem

En esta ocasión, cuatro organizaciones integradas por ex-terroristas, familiares o defensores de la lucha armada de los 70, convocan en nombre de la memoria, verdad, justicia, pero en realidad lo hacen por la mentira, el olvido y la injusticia. Afirman asimismo dos otras mentiras:
-          Juicio y castigo: Muestra una vez más, que el carburante que moviliza estas personas es el principio fundamental de venganza porque solo reconocen la causalidad de juicio y castigo. Para estos defensores de los DDHH es inexistente la posibilidad de juicio e inocencia, de la ilegalidad de los juicios o de la inocencia. El principio de inocencia no se aplica en estos casos. Es decir que, en ese contexto de inseguridad jurídica, nadie puede ser inocente, existe la presunción de culpabilidad para todos los sectores socio-profesionales de los 70, que no integraron los grupos terroristas de esa época. Ser condenado depende de voluntades, oportunidades y decisiones políticas, contrario a los principios de los derechos humanos.
-          Genocidas: Los firmantes del llamado a la venganza no pueden ignorar que en Argentina jurídicamente no hubo crimen de genocidio, por consecuencia no hay genocidas ni la apología de ese crimen. Utilizar esa palabra, designando un grupo nacional, es despreciable y miserable por la memoria de las víctimas y sus familias, que vivieron esa inhumana situación en un momento histórico preciso. Por las calumnias e injurias que efectúa merece el rechazo de la sociedad y de las personas que vivieron esos crímenes, ningún historiador o jurista responsables pueden asociarlo con la Argentina actual o de los 70. Al contrario, hubo grupos terroristas, que cometieron actos terroristas y hay ex – terroristas.  Continuar a afirmar un crimen que no existió releva de la ciencia ficción y de la irresponsabilidad social, moral, es utilizar palabras sin sentido ni valor tratando de crear conceptos ex -nihilo.

Es necesario recordar que los grupos terroristas de los años 70 en Argentina no defendían los derechos humanos, la justicia ni el Estado de derecho.

Los organismos de derechos humanos que convocan para el 28 agosto próximo, comparten y promueven acciones para que, a los ex agentes del Estado, acusados en los ilegales juicios de lesa humanidad, se les violen los principios de legalidad, constitucionalidad, convencionales, es decir los derechos humanos. Los miembros de esas asociaciones participan e incitan a que la justicia aplique la retroactividad penal, una inexistente costumbre internacional, la responsabilidad penal colectiva, la analogía penal, las prisiones preventivas ilimitadas, que se ignore la prescripción, las leyes de amnistías, el debido proceso. Se oponen a las posibilidades de detenciones domiciliarias y que los PP en prisión puedan beneficiar de derechos culturales, sociales, educativos, de salud. Los PP en detenciones domiciliarias son objetivos de escraches, persecuciones y otras amenazas ¿Es esa la misión de estos militantes comprometidos con los derechos humanos?

Se observa que los hombres y mujeres de estas cuatro organizaciones no buscan la justicia, la verdad y la historia objetiva de la Argentina, sus conductas permanentes violan normas nacionales y convencionales. Continúan con una ideología de reivindicación de los grupos terroristas de los 70.

Los familiares de los acusados y aquellos ciudadanos defensores del Estado de derecho que mañana estarán presente para acompañar los ex agentes del Estado representan a todos los prisioneros políticos a quienes se les violan sus derechos humanos, son víctimas de una justicia que actúa ilegalmente en toda impunidad, de jueces corruptos, politizados y del silencio cómplice del gobierno. Paris, 27 agosto 2019, CasppaFrance

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire