samedi 31 août 2019

Una vez más las milicias del odio actúan en toda impunidad.


Las organizaciones integrada por ex terroristas, familiares y defensores de la lucha armada de los años 70, integrada por  La Comisión por la Memoria de Olavarría y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos denunciaron que el ex comisario Argentino Alberto Balquinta "burló" a la Justicia con su "falso mal estado de salud", https://www.pagina12.com.ar/215484-otro-represor-que-burla-la-domiciliaria
 
El denunciante ante los medios fue el Sr. Carmelo Vinci de la Comisión por la Memoria de Olavarría: “Queremos mostrarle a la comunidad que burló a la Justicia”, afirmó el Sr. Vinci https://enlineanoticias.com.ar/secciones/politica/carmelo-vinci-queremos-mostrarle-a-la-comunidad-que-burlo-a-la-justicia/ y  “El comisario Balquinta violó el arresto domiciliario” declaró en la entrevista con Lu 32 sobre el juicio de Monte Pelloni https://lu32.com.ar/nota/74780/carmelo-vinci?fbclid=IwAR2UmP_TrMQoWNeMVLZ096lp7z2W42iaal6mRfr2DRVo33Jms1L5R-T1cgg  
   
 Sr. Carmelo Vinci, 
Una vez más las milicias al servicio del odio, impunemente, vigilan, espían, persiguen, a un prisionero político, en nombre de los derechos humanos. Asumen roles de procuradores y comisarios políticos, de un tribunal de control de la justicia.  Más allá de obtener beneficios financieros personales por este tipo de comportamiento ¿Cuál es el objetivo de estos agentes de persecución?, ¿fueron mandatados por la justicia y el gobierno?

Estos “organismos de derechos humanos” comparten y promueven acciones para que, a los ex agentes del Estado, acusados en los ilegales juicios de lesa humanidad, se les violen los principios de legalidad, constitucionalidad, convencionales, es decir los derechos humanos. Los miembros de esas asociaciones participan e incitan a que la justicia aplique la retroactividad penal, una inexistente costumbre internacional, la responsabilidad penal colectiva, la analogía penal, las prisiones preventivas ilimitadas, que se ignore la prescripción, las leyes de amnistías, el debido proceso. Se oponen a las posibilidades de detenciones domiciliarias y que los PP en prisión puedan beneficiar de derechos culturales, sociales, educativos, de salud. Los PP en detenciones domiciliarias son objetivos de escraches, persecuciones y otras amenazas ¿Es esa la misión de estos militantes comprometidos con los derechos humanos?

La justicia y el gobierno de la Provincia de Buenos Aires guardan silencio. Este es el momento para que haga realidad las palabras de la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires cuando afirmó que: “Reconocer errores no es una debilidad, es una fortaleza. Los que gobernamos no somos infalibles, no tenemos la verdad revelada. La elección de ayer nos está diciendo que tenemos que escuchar más, que tenemos que incrementar nuestros encuentros, nuestras oportunidades de acercamiento, cambiando lo que haya que cambiar, corrigiendo lo que haya que corregir” https://www.gba.gob.ar/medios/noticias/mar%C3%ADa_eugenia_vidal_%E2%80%9Cvamos_seguir_escuchando_en_este_camino_que_nos_queda_por Esta situación con los prisioneros políticos no puedo continuar en el tiempo, la gobernadora Vidal debe asumir su responsabilidad política y jurídica. 

Ni el Sr. Carmelo Vinci ni los integrantes de las asociaciones denunciantes, mal llamadas de derechos humanos, son peritos médicos para determinar en una fotografía o a distancia el estado de salud de una persona: hay cuadros patológicos que sin ser visibles como tales en realidad son enfermedades graves. Pero poco importa esta realidad científica cuando los agresores se transforman en jueces de la verdad jurídica y medical.

¿Quién saco la foto, porque y bajo que disposición judicial se realizó? Efectuando esa acción se demuestra que el Sr. Balquinta está impunemente vigilado, observado, violándose su vida privada y la de su familia. En la misma situación están los PP que cumplen detenciones domiciliarias. Hay que responder de la misma manera con cada uno de los atacantes.

En los años 70 cuando los grupos terroristas atacaron la sociedad y las instituciones del Estado, cometiendo atentados terroristas, secuestros, asesinatos, a ciudadanos nacionales y extranjeros. ¿Dónde estaba el Sr. Vinci, que hacía, cuál fue su contribución en la defensa de los valores de la Nación argentina, la justicia y de los derechos humanos, participó directa o indirectamente a la lucha armada, la cauciona? La credibilidad de sus palabras está en juego. 

Nuestra solidaridad y acompañamiento con el Sr. Argentino Balquinta y su familia, víctimas de la persecución de las organizaciones al servicio del odio. Paris, 31 agosto 2019, CasppaFrance

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire