mercredi 25 septembre 2019

El irrespetuoso recuerdo de un Papá terrorista, sin recordar las victimas que dejaron esas organizaciones armadas ilegales.


Lo que cínica e irresponsablemente el ex montonero Horacio González requirió de reconocer la valoración positivos del terrorismo de los años 70 en Argentina https://www.casppafrance.org/2019/09/el-sr-horacio-gonzalez-y-la-valoracion.html?spref=bl&fbclid=IwAR0NCB66k-fGXmKLCDDGf8Bs2f-GSOTX-bgd-YpqSL9tlEea1e_rszQT8IM, es lo que por otros medios influencian hacia ese objetivo, las asociaciones supuestamente de derechos humanos como Hijos, Madres, Abuelas, AEDD, APDH, Cels, medios alternativos, Pagina 12. Estas intentan mostrar el terrorista de esos años como un héroe, un resistente que jamás fue, un joven idealista que luchaba por un boleto o una nueva sociedad. Pero, nunca hablaron de los atentados que cometieron, asesinatos, secuestros, que no luchaban por los derechos humanos, la democracia, la justicia o el Estado de derecho. Así, se dejó que periodistas militantes auto denominados de derechos humanos, medios como Pagina 12 publiquen artículos en ese sentido en nombre de la libertad de la prensa.

El ejemplo de esa reivindicación es la nota de estilo poético publicada por la Sra. Ana Claudia Oberlin, recordando a su padre, René Honorio Oberlin, miembro de la organización terrorista Montoneros, a quien presenta desde una perspectiva casi heroica, pacifista, sin mencionar en ningún momento el rol que ejercía en la lucha armada ilegal contra el orden republicano https://www.pagina12.com.ar/219477-un-sueno-con-papa Nadie puede oponerse al dolor de un hijo ante el recuerdo de sus padres y hasta sentirse identifico o comprender las palabras de una hija, pero ello no autoriza, en este caso particular, injuriar, mentir, promover la violación de derechos humanos que el autor del artículo dice defender. Entra en un campo donde el riesgo a la crítica es inevitable y el autor del escrito no se puede proteger detrás del slogan “víctima de la dictadura”.

El gobierno recordó recientemente vía el ministro de la cultura que: “...No podemos desde ningún punto de vista perdonar a quiénes levantaron las armas para matar a otros argentinos por sus ideas porque eso nos lleva muy atrás. Es muy grave lo que expresó Horacio González" https://www.clarin.com/politica/gobierno-cuestiono-valoracion-positiva-horacio-gonzalez-guerrilla-anos-70_0_V9rjSZg9.html?fbclid=IwAR2gy6qH4zMt0ZJWkhbdvSz_y7wf7_vZ8Qd-dwJBmEviYvBdsMObPnfMcSY
 
Recordar como honorable o normal, la vida clandestina de sus padres y otros familiares, los enfrentamientos armados con las fuerzas legales del Estado, la utilización de falsos documentos, la inscripción al estado civil bajo otro nombre, aplicar medidas de seguridad para evitar ser descubiertos por la justicia y los organismos de seguridad del Estado ....no es un ejemplo de un rol en sociedad ni de educación cívica a transmitir a la juventud argentina, respetando las instituciones, la justicia, los derechos humanos https://www.bn.gov.ar/micrositios/multimedia/ddhh/testimonio-ana-claudia-pipi-oberlin Estos testimonios deben ser retirados del acceso público porque es una apología a diversos delitos que se pueden considerar como normales dado que no fueron denunciados ante la justicia.

La Sra. Ana Claudia Oberlin que al parecer realizó estudios de derecho no puede salvo a desacreditar su prestigio afirmar o utilizar palabras, conceptos, que no tienen existencia jurídica:
-          En Argentina jurídicamente no hubo crimen de genocidio que no pueden ser reconocidas por la expresión en el contexto o en el marco, por consecuencia no hay genocidas ni la apología de ese crimen. Utilizar esa palabra, designando un grupo nacional, es despreciable y miserable por la memoria de las víctimas y sus familias, que vivieron esa inhumana situación en un momento histórico preciso. Por las calumnias e injurias que efectúan merece el rechazo de la sociedad y de las personas que vivieron esos crímenes, ningún historiador o jurista responsables pueden asociarlo con la Argentina actual o de los 70. Al contrario, hubo grupos terroristas, que cometieron actos terroristas y hay ex – terroristas. Afirmar tipologías de genocidios inexistentes releva de la ciencia ficción y de la irresponsabilidad judicial, social, moral, es utilizar palabras sin sentido ni valor tratando de crear conceptos ex -nihilo.

La Sra. Oberlin, debe reconocer ante la sociedad que su Padre (como su madre) era miembro de la organización terrorista Montoneros. Que no luchaba por los derechos humanos, la justicia, el Estado de derecho, la democracia. Que no era miembro de una (inexistente) resistencia armada contra un estado invasor. Tampoco, puede olvidar las victimas (secuestros, asesinatos, heridos) que dejó el grupo armado ilegal del que hacían parte sus padres. Negarlo es mentir a la sociedad y la historia, es no asumir sus responsabilidades.  No pude invertir los roles, las responsabilidades, modificar el estado de naturaleza del bien y del mal, de lo legal e ilegal, del orden y desorden, en nombre de una ideología alejada de los principios democráticos, constitucionales y convencionales. 

Las víctimas que dejaron las organizaciones terroristas (que integraban los padres de la Sra. Oberlin), esperan las disculpas que se imponen. Paris, 25 septiembre 2019. CasppaFrance

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire