Antes de abandonar el cargo. Asuma decisiones justas, legales, constitucionales.


“...El comisario Néstor Roncaglia, jefe de la Policía Federal durante el gobierno de Cambiemos, anunció que presentará su renuncia al cargo el 11 de diciembre, con la llegada de la nueva gestión de Alberto Fernández...” escribe en Infobae el periodista Federico Fahsbender https://www.infobae.com/sociedad/policiales/2019/11/17/el-jefe-de-la-policia-federal-presentara-su-renuncia-cuando-finalice-el-gobierno-de-mauricio-macri/
 
Esa renuncia no impide que el Jefe de la PFA deba responder junto con sus responsables institucionales, por la violación a los principios de legalidad, constitucionalidad, convencionalidad y derechos humanos del personal de la PFA de los 70, acusados ilegalmente de lesa humanidad. El Sr. Roncaglia, ordenó o aceptó que a esas personas se les iniciaran sumarios administrativos, privaran de derechos sociales, salariales y hasta protocolares en los fallecimientos, sabiendo la ilegalidad y la inconstitucionalidad de esas resoluciones. El jefe de la PFA puede decidir lo contrario, antes de abandonar su cargo, si se considera un hombre responsable, respetando el Estado de derecho y las obligaciones positivas de su personal. De él depende como quiere que se lo recuerde. 

Recordando a los responsables de la PFA y a las instituciones periféricas como el centro de oficiales retirados, la CRJPPFA, círculos de oficiales, suboficiales, personal inteligencia, que nunca se preocuparon de los prisioneros ilegales, presos políticos o de sus familias, ni de manera institucional, personal o enviando (pese a los requerimientos) capellanes a las cárceles, domicilios, hospitales. Siempre guardaron un silencio cómplice, mantuvieron una conducta cobarde, esquivaron compromisos, evitaron pronunciarse, no les importó en absoluto que varios integrantes de la PFA mueran como perros en las cárceles, abandonados, enfermos, en silencio. Un día tendrán que dar explicaciones sobre esos comportamientos. Los argumentos patéticos serán inoperantes.

El Sr. Néstor Roncaglia, la Sra. Mabel Franco, los oficiales superiores a cargo de las superintendencias, el presidente de la CRJPPFA, los directores de asuntos jurídicos respectivos, los presidentes de círculos merecen una sanción institucional, pero también social, judicial y hasta de la justicia del pueblo. Estas personas fueron y son los peores enemigos de sus colegas en prisión, verdaderos presos políticos, enfermos, en domiciliarias, perseguidos por la justicia, las ONG, el gobierno y la PFA. No pueden continuar a protegerse detrás de una falsa e ilegal disciplina institucional, ministerial o superior. En ellos está de realizar las acciones correspondientes para restablecer los derechos que privaron a estas personas.  Paris, 17 noviembre 2019. CasppaFrance

Commentaires

Articles les plus consultés