mardi 12 novembre 2019

Bolivia: derecho a la resistencia o golpe de Estado.



4 artículos de Opinión de Infobae de la fecha se refieren de la renuncia de Evo Morales en Bolivia, la pregunta recurrente a la que los autores tratan de responder es si hubo o no golpe de estado. Unos hablan de insurrección, de rebelión, otros que los militares le quitaron apoyo, que la renuncia fue legal:
-          los militares no lo derrotaron, solo dejaron de sostenerlo[1]
-          no fue golpe cae por una insurrección popular[2]
-          renuncia legitima y no golpe de estado[3]
-          La lección que deja la renuncia de Evo Morales (y por qué no hubo golpe de Estado)[4]

La ambición del Sr. Evo Morales de presentarse a un cuarto mandato fue lo que determinó su caída al cabo de numerosos y reiterados incidentes sociales, realizó ataques al sistema institucional y constitucional, ignoró los resultados de un plebiscito nacional, influenció por una modificación forzada de la constitución nacional, utilizó como instrumento político el tribunal supremo de justicia, cometió graves irregularidades durante las elecciones como lo confirmó el informe de la OEA y es autor probablemente diversas infracciones penales que pueden dar lugar a la intervención de la justicia.   

Aquellos que compartan la ilusión de un golpe de Estado, es decir que las fuerzas armadas provocaron una interrupción repentina y desigual del proceso político, institucional y democrático, o del ejercicio legítimo del poder por parte de un gobierno elegido democráticamente, deben recurrir a la OEA para que aplique las sanciones y las medidas que se consideren adecuadas (AG Res 1080/91 OEA y Carta Democrática OEA/2001).  Difícil a justificar y demostrar una presión al Sr. Evo Morales en la firma de su demisión al cargo presidencial o una restricción a su libertad de circular libremente como lo demostró en todos medios de prensa.

Al contrario, el principio de subsidiariedad del derecho a la resistencia en democracia, a primera vista, se cumplió en Bolivia, porque la sociedad civil frente a lo arbitrario utilizó y agotó todas las instancias para hacerle comprender al gobierno del Sr. Evo Morales que la constitución y los derechos fundamentales estaban en peligro y que el Estado no podría ejercer su poder en ese caso.
-          El derecho a la resistencia a la opresión de lo arbitrario es una garantía última de represión, destinada a asegurar la salvaguarda de la norma suprema, es el utimum remedium. La acción es colectiva en su ejercicio e individual en sus fundamentos. El objetivo no debe ser revertir el orden constitucional y sus instituciones si los mismos no están el peligro de desaparición o en la incapacidad de ejercer el poder. Es diferente a la desobediencia civil y a la revolución. Se expresa cuando el Pueblo no dispone de ningún otro medio para combatir lo arbitrario, es el ultimum refugium, es decir que este derecho contiene un principio de subsidiariedad necesario para una validación jurídica.

La crisis boliviana se puede también analizar desde los principios del derecho de la libre determinación de los pueblos, con algunos elementos de insurgencia, pero jurídicamente los militares no realizaron un golpe de Estado, ni desplazaron por la fuerza, la amenaza o chantaje el gobierno en plaza, tampoco lo reemplazan, sino que actuaron como mediadores y garantes del orden constitucional e institucional del país. No complotaron a espaldas del gobierno con sectores o actores políticos para derrocar al Sr. Evo Morales, y que luego los militares nombrarían su protegido a la primera magistratura. Normalmente, un miembro de la sociedad civil en acuerdo con todos los sectores del país, ocupará la presidencia por ínterin y llamará a elecciones rápidamente. Paris, 12 noviembre 2019. CasppaFrance

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire