dimanche 17 novembre 2019

Vencer la mentira, declarar la verdad.


Vencer la mentira, declarar la verdad.
“...Existen diferentes barreras para vencer la impunidad. El miedo es el gran enemigo de la justicia. Muchos militares allí denunciados siguen asistiendo vestidos dee fajina a los tribunales, generando miedo en las familias que se atreven a denunciar, que los perciben como grupos que aún conservan poder y son capaces de amedrentarlos...”, afirman entre sus relatos novelesco la Sra.Victoria Montenegro y el Sr. Guido L. Croxatto https://www.pagina12.com.ar/231259-vencer-el-miedo
Sra. Victoria Montenegro
Sr.Guido Croxatto
                                   
Los dos autores buscan justificar y revindicar las acciones de los grupos terroristas de los 70. Utilizan discursos políticos cubiertos de victimización y de subjetividad militante. Fomentan el conflicto, el distanciamiento, jamás la reconciliación, la pacificación social. No realizan una prospectiva jurídica para un Estado de derecho donde prime la justicia. En ningún momento reconocen que las organizaciones armadas de los 70 que intentaron tomar por las armas el poder, no luchaban por la democracia, el Estado de derecho, la justicia y aún menos por los derechos humanos.

Una de las claves de la protección y garantía de los derechos humanos como Obligaciones Positivas de los Estados para todos los individuos por igual, es vencer la mentira, abrir los pasos para construir una justicia objetiva, imparcial, no politizada, pero en Argentina con la rentabilidad política-financiera de los derechos humanos, la justicia de venganza y la militancia de la victimización, se violó esos principios.

Existen diferentes barreras para vencer la impunidad. El miedo es el gran enemigo de la justicia, declaran la Sra. Montenegro y el Sr. Croxatto. Esa situación la viven de manera permanente las personas acusadas ilegalmente de lesa humanidad, ellas son víctimas de discriminación, persecución social, (escraches), mediática, institucional, política, judicial. Las sanciones y consecuencias recaen también sobre sus familias.
-          Esos hombres y mujeres no pueden quitar sus domicilios sin ser atacados e injuriados en toda impunidad. Las acusaciones se hacen en los medios y redes sociales. Los ejecutores de esas acciones son los mismos que dicen defender los derechos humanos, pero los violan a terceros. Entre ellos, se encuentran jueces y fiscales (militantes) ex terroristas, familias de terroristas o defensores de esas causas.
-          ¿Como vencer la mentira frente la impunidad de la justicia y del Estado? Los jueces impunemente violan a ese sector de la sociedad, los principios de legalidad, la constitución nacional, las convenciones internacionales y los derechos humanos. ¿Es así que la Sra. Montenegro y el Sr. Croxatto defienden los derechos humanos?

Quien puede creer que a los ex agentes del Estado de los 70 y los otros acusados ilegales de lesa humanidad, mayores de 70 años, muchos de ellos incapacitados físicamente, enfermos, que quitaron sus funciones hace más de 40 años, según los autores del artículo: “los perciben como grupos que aún conservan poder y son capaces de amedrentarlos”. Es un insulto a la inteligencia humana, pero enarbolando las lágrimas de la victimización con el fin asegurar la continuidad del curro de los derechos humanos. No por acusar constantemente, sin pruebas, que el hecho se transforma en verdad. ¿Cuál es el objetivo real, sincero, con esas declaraciones como una conducta generalizada? 

La política de derechos humanos, no puede ser política de Estado, es un derecho subjetivo, no es sinónimo de cultura ni de identidad nacional. China no tiene la misma visión de los Derecho humanos que la Argentina (lo que demuestra que no son universales), igual situación se encuentra en los países de tradición musulmana, la India, Irán. ¿Quiere decir que para la Sra. Montenegro y el Sr. Croxatto en esos países se violan los derechos humanos? ¿Y al contrario, en Cuba, Venezuela, Nicaragua, si son gobiernos modelos en las políticas de derechos humanos?

En su lucha de vencer la impunidad, la Sra. Montenegro y el Sr. Croxattto, no pueden ignorar la resolución del Parlamento Europeo del 19 septiembre pasado, TA-9-2019-0021[1], sobre la importancia de la memoria histórica europea  que equipara el comunismo al nazismo y requiere que se investigue sus crímenes[2] y el lanzamiento de la campaña internacional por un Nuremberg del Comunismo que se realizó el 09 noviembre pasado en la Universidad San Pablo-CEU en Madrid[3], que reclama la condena de aquella ideología genocida, de la misma manera que en los juicios de Nuremberg se condenó el nazismo[4].
-          En Argentina, las organizaciones terroristas de los 70 tenían bases propias de una ideología mezcla de Marx, Lenin, Stalin, Trotsky, Mao, Che Guevara..., quien en nombre del comunismo o utilizando sus métodos e ideologías, asesinaron, cometieron atentados terroristas, buscaron destruir el Estado y sus instituciones. Hoy continúan con métodos, discursos, objetivos, más presentables, políticamente correcto

Promover la mentira impunemente es la real enemiga de la justicia. Al no cambiar de discurso, en nombre de los derechos humanos, del Estado de derecho y la seguridad jurídica, la legitimidad de las palabras de la Sra. Montenegro y el Sr. Croxatto, están en juego. Paris, 17 noviembre 2019, Casppa France

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire