Asunto Mario Sandoval: de vuelta en una campaña de desinformación y explosión de medios

La extradición del fundador de CASPPA Francia, realizada en la noche del 15 al 16 de diciembre de 2019, no marca el final de la batalla legal que inició en Francia para restaurar la verdad, denunciar las mentiras y las manipulaciones vinculadas a El período de los años 70 en Argentina, y poner fin a esta terrible maquinación orquestada contra él. Mario Sandoval había elegido Francia, y estaba convencido de que vivía en un estado gobernado por el estado de derecho. No lo había hecho, como se puede leer en muchos sitios web de desinformación, había huido de Argentina o había tratado de ocultar cualquier “pasado”. Mario Sandoval siempre ha vivido abiertamente en Francia, dirigió actividades públicas de investigador y universidad, lo que lo llevó a participar en las negociaciones de paz en Colombia, así como en la liberación de la inglesa franco-colombiana Ingrid Betancourt. También se debe temer que fueron estas actividades las que llevaron a una campaña de desprestigio contra él, ya que ciertos círculos nunca aceptaron que abriera un diálogo con todas las partes en este conflicto (los grupos armados de ‘ELN, FARC y AUC).

Recordemos que su nombre fue manchado de impunidad por la publicación de un artículo en el periódico “Pagina 12” en 2012, que sirvió como una acusación, lo que equivale a una condena en Argentina. Porque lo más grave es que este artículo fue suficiente para que el juez TORRES, a cargo del llamado caso ESMA, lo asociara rápidamente con “evidencia” en su contra, a saber, testimonios, recopilados más de 40 años después de los hechos. mencionado, y aunque Mario Sandoval es completamente ajeno a este caso y no aparece en ningún archivo de CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas).

Estos testigos de hecho afirmaron reconocer al Mario Sandoval del artículo como el “Sandoval” que habría aparecido hace 40 años en la casa de un joven estudiante secuestrado y desaparecido, con declaraciones que cualquier magistrado de examen digno de este nombre habría descartado por completo. Pero no en Argentina. Ser acusado por una familia de personas desaparecidas equivale a una condena inmediata, sin posibilidad de poder cuestionar su testimonio, incluso si contradice completamente el testimonio dado en el momento material. Allí, forman la base de la acusación, sin ninguna correlación de los hechos, y permiten juzgar y condenar directamente, sin necesidad de investigar o instruir, lo que contraviene todos los principios de la ley. penal.

Estos llamados juicios de “crímenes contra la humanidad” son un engaño judicial que ningún estado u organización se ha atrevido a criticar, en nombre de la lucha contra la impunidad. Sin embargo, estos juicios son injustos tanto en sustancia como en forma. Pero hay pocas organizaciones o personalidades que se atrevan a denunciarlos, por lo que los riesgos de “represalias” contra ellos son tan grandes. Esto es lo que le sucedió al presidente de Casppa France, quien desde 2003 ha denunciado este escándalo.

Es preocupante que Francia, un país de derechos humanos, haya aceptado por razones políticas esta extradición a un país que no respeta los derechos más básicos en este momento (derecho de defensa, juicio justo, prisión temporal indefinida , duda que no beneficie al acusado, aplicación retroactiva del derecho penal, responsabilidad penal colectiva, etc.). Es preocupante no solo para Mario Sandoval, sino para todos, ciudadanos y litigantes potenciales, que tal manipulación pueda llevarse a cabo. Pero en Francia, también hay serias deficiencias en el procesamiento de archivos de extradición.

Recordemos para aquellos que no están familiarizados con el procedimiento, que el juez de ninguna manera se da cuenta de los méritos de un caso, sino solo de la entrega de la persona a las autoridades extranjeras que lo reclaman. La cuestión de los derechos humanos no se aborda en absoluto, es suficiente que el Estado requirente (Argentina en este caso) declare que se respetarán los derechos humanos. Estas declaraciones son puramente artificiales y de ninguna manera constituyen una garantía una vez que se ha otorgado la extradición. Por lo tanto, y a pesar de la cantidad abrumadora de piezas de justicia argentina agregadas al expediente por la defensa, ni una sola fue retenida, Argentina además fue aceptada como parte en el proceso. Asimismo, no se ha retenido nada a pesar de todas las pruebas presentadas para denunciar un error manifiesto en la persona buscada, y el resaltar las contradicciones entre los testimonios del tiempo material y los recopilados en 2012 a continuación. La publicación del artículo acusando a Mario Sandoval.

¿Es suficiente haber sido un servidor público bajo un gobierno dictatorial para ser acusado de crímenes? Podemos decir con certeza que esto jugó un papel importante en la decisión de la justicia francesa, que consideró que era suficiente que las acusaciones fueran “plausibles”, y se negó a tener en cuenta los elementos que exoneran a Mario Sandoval, pretendiendo que No era su papel en este procedimiento. El problema es que en Argentina no existe una presunción de inocencia para estos funcionarios, sino una presunción de culpa que es suficiente para condenar, sin que haya necesidad de probar nada. Sabiendo eso, esta cobardía de la justicia francesa es aún más imperdonable.

Debido a la Argentina del período militar, también es una poderosa imaginación colectiva, una decoración que se planta. Como Videla era un dictador sangriento, esperaríamos este tipo de información. Cuando quieres creer en algo, encuentras todas las razones para estar convencido. Solo tiene que dar el apodo de “churrasco” a una persona, incluso sin ninguna prueba, y declarar que estaba trabajando en algún lugar para acusarlo de lo peor. También olvidamos de paso que la justicia francesa se ha negado a cumplir con la solicitud de extradición relacionada con los 780 casos de desapariciones en el archivo de acusación de la ESMA, en ausencia de elementos para hacerlo.

Como “Timisoara” fue el símbolo de la desinformación de la revolución rumana, esta infame mentira y las otras, numerosas, permanecerán asociadas en la historia con un engaño inventado desde cero por antiguos terroristas convertidos en periodistas o “activistas de derechos humanos ”, cuyos únicos motivos son la venganza y el poder. La prensa, en su loca búsqueda de lo espectacular, lamentablemente no ha aprendido la lección. Prefiere apelar a lo emocional más que a la reflexión, y se propaga sin ningún control o verificación de las aproximaciones, mentiras y desviaciones. En lugar de informar al público sobre la realidad de la década de 1970 en Argentina, ella prefiere mantenerlo en la estupidez y la mentira. En el caso de Mario Sandoval, ella prefiere crear una controversia vinculada a un llamado “pasado” que él habría escondido en Francia para atacar a la persona que lo reclutó, con el pretexto de que es hoy Ministro y que todo es bueno para poner a este gobierno en problemas. Hubiera sido más elegante de su parte declarar que no tenía motivos para no creerle a Mario Sandoval en cuanto a su probidad, en lugar de decir que no conocía este pasado. Como ex profesor de derecho público, podría haber invocado el respeto por la presunción de inocencia. Admitamos que él también se vio atrapado en el torbellino de los medios, pero que rápidamente podrá recuperar sus sentidos y recordar con fuerza este derecho inalienable.

Finalmente, esta prensa tampoco se molesta en rectificar sus errores: cuando las personas a las que ha acusado son inocentes, nunca habla de ello. Es más un vendedor acusar que informar, manipular que decir la verdad. Es un negocio mucho más rentable. Incluso el cardenal Bergoglio, que se ha convertido en Papa, ha sido blanco de ataques viles de la página 12. ¿Qué más podemos esperar de las organizaciones cuyas palabras clave son “sin olvidar, sin perdón, sin justicia”?

Commentaires

Articles les plus consultés