mercredi 19 février 2020

DESTRUIR LA VERDAD, LA HISTORIA EN NOMBRE DE UNA MENTIRA.


El editorial del diario La Nación de fecha 14/02/2020, “imponer la falsedad y la memoria incompleta”, reviste de una importancia capital porque el futuro de la Nación no se puede construir constantemente con mentiras y engaños.
Por segunda vez se busca imponer un revisionismo histórico utilizando lo político. La primera se realizo en la Provincia de Buenos Aires con la ley de entonces gobernadora, que imponía la obligación de referir el numero de 30.000 desaparecidos, cifra inexistente, inventada para obtener la consideración internacional de la figura del inexistente genocidio. Y en esta ocasión el gobierno del abogado Fernández, desea instalar por ley una mentira a nivel nacional.
Poco importa a este gobierno, si se violan principios constitucionales, convencionales, o se prohíba el libre ejercicio de investigadores, historiadores, publicar libremente sus ideas, sus opiniones, porque el objetivo final de los Fernández y sus asociados no es solamente mentir, manipular u desinformar los hechos de los anos 70, sino que busca la impunidad para los terroristas de esos anos que cometieron innumerables crímenes y delitos.
También se orienta hacia una dictadura donde pensar, publicar, opinar, hechos o actos opuestos a los determinados dogmáticamente por el poder político serán penalmente reprensibles.
Con el ilegal proyecto propuesto por un exterrorista, hoy subsidiado y mantenido como tantos otros, por el gobierno de Francia, se proyecta destruir o la libertad, vigilar palabras, ideas, pensamientos.
Estos neo terroristas, quieren destruir la verdad, suprimir la historia, propagar el odio (Michel Onfray, Théorie de la Dictature, Editions Laffont, 2019).
Solo los argentinos pueden poner fin a la sistemática y continua violación a sus derechos humanos.
Quizá llego el momento de decir basta.

Aucun commentaire:

Publier un commentaire