LA PRESUNCION PERMANENTE DE CULPABILIDAD COMO REGLA MORALINA EN MATERIA DE LESA HUMANIDAD EN ARGENTINA.


Observando que, en la Argentina, los imputados en los ilegales juicios de lesa humanidad, si bien, por principios constitucionales y convencionales deberían ser beneficiados por la presunción de inocencia, en realidad, hay una inquietante presunción de culpabilidad por parte de una horda de ONGs mal llamadas de Derechos Humanos, explotando una dudosa socializada palabra de presuntas víctimas.

La ilegal afirmación de culpabilidad, no es desde lo jurídico, sino a una noción de Nietzsche, que se instala como ley : la moralina relacionada con la moral como sustancia aditiva, pegajosa, toxica y existente de personas y de delitos. La discriminación, el odio, la venganza son actos positivos para los que defienden violar normas imperativas!

Estos defensores de un relato, de una victoria, utilizaron la influencia e impacto de la opinión publica (como reina del mundo, Pensamientos Pascal 311-665), destruyen la verdad deformando la palabra de una supuesta víctima, realizan afirmaciones sin pruebas. Son proclives a las amalgamas, analogías negativas, a crear un enemigo. El objetivó es ignorar la prescripción y la presunción de inocencia.

Los representantes de la moralina de los DDHH, ignorar que “solo los hechos pueden expresar un sentido...”(Wittgenstein-Tractatus, Lógico-Filosófico, 3.42) ; buscar uniformar la opinión, que el que niega el relato demuestre que no se trata de una mentira. De lo contrario, la mentira se transforma en verdad. Manipular y desinformar a la sociedad es el objetivo.

A los ilegales acusados en los procesos políticos llamados de lesa humanidad, no solamente se les violan sus DDHH, sino que son victimas de calumnias y otros graves delitos, realizados mas de 40 años después de los supuestos hechos en denuncias que fundan la acusación, fabricada por la malicia de sus enemigos (BoeceLa condición de la Filosofía).

La justicia federal se asocia a la destrucción de la verdad jurídica, para quienes ni la racionalidad, ni la lógica son pilares de normas objetivas, porque para los representantes de la justicia utilizando la moralina, todo es posible.

Los magistrados federales, y los militantes mal llamados de DDHH, olvidan (voluntariamente), que una acusación es la prueba de nada, porque si no sería suficiente afirmar su sola verdad para probar y condenar. ¿En nombre de que liberación de la palabra se debería repudiar y confiscar los de los ilegalmente acusados?

Existe un postulado peligroso por el cual toda memoria seria virtuosa y todo olvido condenable (tribuna de mas de 100 mujeres, abogados penalistas en defensa de Roman Polanski, Le Monde 8/3/2020).

Homero, conocía bien estos defensores de las moralinas, quien afirmo que : “La prescripción prohíbe al hombre mortal, conservar un odio inmortal”. Porque toda forma de acusación arbitraria promueve un linchamiento generalizado.

Commentaires

Articles les plus consultés