vendredi 28 août 2020

¡¡Una aclaración muy fuerte del SG de la OEA!!

Comunicado de Prensa

Declaración del Secretario General respecto a la autonomía de la CIDH

  28 de agosto de 2020

Respecto a cierta campaña de desinformación por la cual se pretende hacer creer que la autonomía de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) está de alguna manera en riesgo, reafirmo que no tengo ningún interés ni deseo de participar en la selección del próximo Secretario Ejecutivo, ni participar en las discusiones que lleven a su elección, ni de escogerlo por mi parte. Reafirmo, asimismo, que ese proceso corresponde y corresponderá a la CIDH.

Por otra parte, espero la máxima responsabilidad de la CIDH respecto a ese proceso y que la persona designada para ser incorporada como Secretario Ejecutivo tenga idoneidad personal, moral y profesional para el desempeño de sus funciones.

Reitero, asimismo, que de ninguna manera incorporaré o reincorporaré a ninguna persona sobre la cual penden 61 denuncias. Más allá de la presunción de inocencia es desconocer la gravedad que tienen estos hechos y que la CIDH tuvo más de un año para materializar esa presunta inocencia trasladando lo informado por la Ombudsperson a las instancias de la OEA correspondientes. Por el contrario, los Comisionados luego de ser informados al respecto, incluso por mi persona, en lugar de buscar el más pronto esclarecimiento de los hechos denunciados (a saber: conflicto de interés, tratos diferenciales, retrocesos graves en la transparencia de los procesos, retaliaciones y violaciones al código de ética, impunidad para denuncias de acoso sexual, por mencionar algunas) procedieron en forma prácticamente inmediata a expresar su voluntad de renovar por un nuevo período al entonces Secretario Ejecutivo. Cabe decir que el proceso llevado adelante por la ombudsperson fue largo y transparente dado que mantuvo permanentemente informada a la CIDH al respecto.

Por otra parte, nos llama la atención que consideraran que la persona más apta para el cargo es alguien con 61 denuncias pendientes de resolver lo que hace ver una situación funcional muy grave.

Estos días me han hecho pensar mucho en la situación de las víctimas de acoso laboral, en el mundo entero, no solo en la Organización y para este caso. La situación que viven, cómo el sistema los invisibiliza, los enmudece, los aplasta. Cómo de pronto son lo menos importante de todo. Como el acusado mueve el sistema, como el sistema lo arropa sin importar nada y aún menos los derechos de las eventuales víctimas.

En este tiempo he visto sin ambigüedades a un sistema corporativizarse y defender lo indefendible.

A aquellos que dicen defender derechos humanos como OACNUDH, HRW, Amnesty, CEJIL, etc… desconocen derechos laborales básicos de trabajadoras y trabajadores para garantizarles la posibilidad de trabajar libres de acoso. Respuestas corporativas y negacionistas no es la mejor manera de dar justicia ni de garantizar los derechos humanos.

Es de extrema gravedad desconocer estos derechos, desconocer las denuncias, tratar de imponer al denunciado por un nuevo período desconociendo la gravedad de la situación y de las denuncias, así como de la situación física, psicológica y espiritual de las funcionarias y los funcionarios. Eso ya no es complicidad pasiva, eso es encubrimiento activo. Todo ello en nombre de algo que nunca ha estado ni estará en juego: la autonomía e independencia de la CIDH.

Como Secretario General no voy a imponer nunca un Secretario Ejecutivo a la CIDH, reconozco a la CIDH su derecho de seleccionar a la persona que considere más apta ética y profesionalmente para el desempeño del cargo, proceso del que no voy a participar ni quiero participar.

Por otra parte, también velaremos para evitar que la autonomía e independencia de la CIDH se vea afectada por la intromisión de ningún Estado en éste y otros procesos internos.

Referencia: C-089/20


https://www.oas.org/es/centro_noticias/comunicado_prensa.asp?sCodigo=C-089/20 


 

 


 

 

Aucun commentaire:

Publier un commentaire