¿Quién se preocupa de nuestros muertos? ¿Dónde está la dignidad humana?

Libertad de expresión, opinión, pensamiento: Art: 4, 10, 11 Declaración de los Derechos Humanos y del Ciudadano 1789. Art: 19. Declaración Universal de los Derechos del Hombre 1948, Art 4 Pacto Internacional relativa a los Derechos Civiles y Políticos 1966, Art 9, 10 Convención Europea de Derechos Humanos 1950, Art. 11, 13 Convención Americana sobre los Derechos Humanos, las Constituciones de países democráticos

 

¿Quién se preocupa de nuestros muertos? ¿Dónde está la dignidad humana?

por Mario Sandoval[1]

En el último trimestre, murieron por Covid 19 en las cárceles federales del país ciudadanos argentinos o binacionales, en la total indiferencia de la sociedad y de los medios de comunicación. Esas víctimas eran padres, abuelos. Esposos, hermanos. hilos. amigos. camaradas de trabajo, acusados arbitrariamente de lesa humanidad por una justicia de venganza y odio. Murieron por el capricho de la Justicia federal v por la decisión de jueces corruptos. carentes de imparcialidad. objetividad e independencia, quienes actúan en toda impunidad protegidos por un sistema corporativo y mafioso. Esos jueces dicen dictar justicia en nombre de los derechos humanos violando a terceros esos derechos que dicen defender.

¿Esas personas privadas de libertad, adultos mayores (3ra y 4ra edad), enfermos, tienen derechos subjetivos o en realidad son sub-humanos sin ninguna garantía y protección de la constitución nacional y convenciones suscriptas por la Argentina? Hasta a un simio la justicia defendió sus derechos de no ser humana y esa misma justicia mira para otro lado cuando se trata de proteger y garantizar los derechos humanos los de acusados de lesa humanidad.

González de la Vega Edberto †, Salerno Juan †, Velasco Ramón† Recio Ramon†, Ramallo Carlos †, si bien fueron víctimas fatales del coronavirus en realidad fueron asesinados por la venganza política-judicial, cuyo brazo armado son los jueces federales que intervinieron en esos casos simulando administrar justicia. Hasta por las notas de satisfacción son visibles la complicidad de la prensa y el silencio ensordecedor de los periodistas es preocupante. ¿Dónde están los defensores de los derechos humanos?

¿Quiénes son los responsables, los autores de esos crimines? Quienes son juzgados por esos hechos que por la metodología de su ejecución son asesinatos planificados sistemáticamente desde el Poder Ejecutivo con la complicidad del Poder Legislativo v la movilización activa del Poder Judicial. Es un Crimen de Estado, un Terrorismo Judicial y un Terrorismo desde el Estado.

El objetivo de los miembros de esta organización criminal aliados con sectores de la sociedad e integrada por agentes del Estado es que, los acusados y/o condenados arbitrariamente de lesa humanidad mueran en las cárceles, en detención domiciliaria, u hospitalizados (¡bajo custodia v pulsera de control por la peligrosidad!) pero nunca se los debe dejar en libertad poco importa si se comete el delito de lesa justicia. Los autores de este plan deben cumplir el principio de no perdonamos, no nos reconciliamos, no olvidamos y jamás se preguntaron sobre la responsabilidad de los grupos terroristas de los 70 que intentaron tomar el poder por las armas, no defendían la sociedad ni el Estado de Derecho, mucho menos los derechos humanos o la justicia. Estos neo terroristas tienen el odio como horizonte pese a decir que defienden los derechos cuando en realidad los violan y esgrimen discursos teatrales que buscan una sociedad en paz y unidad.

A la fecha. por el Covid 19, hubo en la Unidad 34 de Campo de Mayo del SPF. 4 muertos, 37 internos positivos y 11 agentes del SPF.  En la Unidad 31 de Ezeiza del SPF, 11 casos positivos entre los internos y 6 del personal SPF.  En la Unidad 21 del SPF, 1 muerto.

 ¿Cuál es la próxima etapa, en la hoja de ruta criminal, de la justicia federal? contar más muertos y justificarlos con argumentos inoperantes declamando teatralmente que es mejor estar alojados en las cárceles porque afuera, en la sociedad de las personas libres, el riesgo en mayor.

¿Porque nadie se preocupa de esos muertos, ni el Estado, la Justicia o las instituciones especializadas? ¿No merecen el respeto de la dignidad humana?

Con certeza, sus nombres no serán inscriptos en ninguna baldosa. calle. plaza, muro, placa...pero siempre serán recordados por sus familias y compañeros de infortunio. La Responsabilidad Internacional del Estado de un gobierno neo terrorista no tiene excusas o argumentos sobre esos homicidios que se pudieron evitar

Prof. Mario Sandoval, Presidente Casppa France, 27 septiembre de 2020.

Commentaires

Articles les plus consultés