¿Porque la reserva mediática del juicio de Esma IV?

 

¿Porque la reserva mediática del juicio de Esma IV?

Por Mario Sandoval[1]

Ex joven idealista de los 70 del ejercito Montoneros justifica su traición: la actual mujer de negocios, la Señora Silvina Labayru, experta en publicidad y marketing, busca por todos los medios justificar su traición a sus camaradas terroristas de los 70. ¿Porque hacerlo utilizando esta forma y método? Su dolorosa historia verdadera o no se ve oscurecida por no contar toda la verdad en el contexto correspondiente de los 70. En cuento al juicio, pese haber solicitado que las audiencias no sean publica, y que se reserve hacer público el nombre de las víctimas, la Señora Labayru rompe una vece más su palabra y traiciono esta vece a la justicia. Con su discurso, intenta influenciar a la sociedad y los jueces, poco imparciales, porque ella dice su verdad, sin contradictor. Sus declaraciones en el diario Pagina 12 de la fecha es un negocio más para esta Señora, para percibir más indemnizaciones. Recordando que, en la primera audiencia, a los imputados, el TOF5 les ordenó que debían guardar silencio sobre esta causa y así se comprometieron de hacerlo desde el primer día. Esta Señora no respecto la palabra que el TOF5 impuso para todos. ¿Qué hará el TOF5, las otras víctimas, y los imputados con esas declaraciones publica de la Señora Labayru?

El 27 de octubre 2020 por la mañana, el TOF 5 de la CABA inicio, en una lógica de persecución ilimitada, el nuevo juicio Esma IV por denuncias de supuestas violaciones a tres mujeres de la organización terrorista Montoneros, ello bajo un silencio mediático inhabitual, preocupante y hasta extraño. Pero, ese día, también se conmemora un año más de la muerte sospechosa de Néstor Kirchner. No es un accidente epistemológico que esos dos hechos ocurran el mismo día y que la justicia no percibió la coincidencia. En realidad, el espíritu del expresidente Kirchner continúa tutelando los Derechos Humanos en Argentina de aquellos combatientes que en los 70 intentaron tomar el poder por las armas, que no defendían los derechos humanos, el Estado de derecho, la sociedad o las instituciones republicanas. La discreción de las asociaciones y organizaciones neo-terroristas que reivindican las acciones armadas de los años 70 es ensordecedora.

Ese martes pasado, estaban físicamente sentados en el banquillo frente a los magistrados, dos presuntos autores de esos delitos cometidos (según la parte acusadora), el oficial Acosta, un otro oficial y un tercero solo presente por su nombre y apellido, porque no integra más el mundo de los vivientes.

Zoom por medio, las Sras Silvina Labayru, Lucrecia Zanta y María Rosa Paredesse animaron a decir su verdad”, recibiendo para ello la preparación, el acompañamiento, la asistencia de psicólogos, juristas, antropólogos, médicos y hasta el Centro Ulloa. El combate interno de cada individuo, que vivieron (real o ideal) esos casos, es multidimensional, se exponen a un desafío personal para expresar una situación que las afecta física y psíquicamente desde hace años, es un acto totalizador, holístico. Pero, la justicia argentina no se privo de medios humanos y financieros para que las tres señoras se encuentren presente (virtualmente) ante el TOF 5, quien privilegia la verdad historia y no la jurídica.

Silvina, acusa a un marino de haberla violada durante una de las misiones para el servicio de inteligencia naval que ambos realizaron en 1977 en Uruguay. Lucrecia y María Rosa manifiestan haber sido violadas, en los años 70-80 por un fallecido miembro de la prefectura naval, cuando también ejercían funciones profesionales para los agentes del Estado. Cuales fueron los motivos de esos desplazamientos poco importa a la justicia, pero no se pueden juzgar los hechos del pasado con las certezas del presente.

Ninguna quedo embarazada y obligada a realizarse un aborto.

¿Las tres supuestas victimas dicen la verdad? Tenemos todo el derecho de dudar, porque ellas ya mintieron una vez al traicionar a sus camaradas de combate, al trabajar activamente (con buenas remuneraciones mensuales) con las fuerzas armadas para el trabajo sucio de traición. Las tres ex oficiales de Montoneros realizaron, con esos objetivos, numeras misiones a nivel nacional e internacional. Luego, ellas, nuevamente se arrepienten, y acusan a sus ex empleadores, para comprar lealtad con sus antiguos amigos que en épocas pasados traicionaron. Los jueces serán los próximos traicionados por estas pobres victimas si no siguen sus pretensiones. “Una injuria hace un ser frustrado a su autor y no a quien es objeto, porque una acción pusilánime por su naturaleza es realmente miserable” (Boece, Consolación de la Filosofía, libro IV).

Los integrantes del TOF 5 (que juzgan todas las causas Esma) no ignoran esa situación, pero ponen cara de sorprendidos al escuchar las declaraciones de las víctimas. Ninguno de esos magistrados se preocupa de la objetividad, independencia e imparcialidad en estos juicios y aun menos de la ética profesional. Prefieren obedecer a la presión política, al momento ideológico, y sin piedad violar todos los derechos humanos, procesales, convencionales si es necesario mantener el cargo y sus privilegios.

¿Que esconde el gobierno y sus órganos de propaganda, que no publican con grandes títulos sobre este juicio? La impronta de Néstor Kirchner esta presente. Pero, hay una certeza en off de un consejero del primer circulo de la Rosada, el presidente Fernández ordeno el silencio de la justicia para separar al gobierno, de los K, en realidad los partidarios de la vicepresidenta de la Republica.

La hipótesis que maneja el TOF 5, la fiscalía y los querellantes es que “esos presuntos violadores estarían dirigidos por el Tigre Acosta, Amo y señor de la Esma”.

El juicio tiene previsible final: prisión perpetua para los acusados. Nadie puede y no se debe dudar de las palabras de Labayru, Zanta y Paredes. A no dudar serán una vez mas remuneradas por el Estado por ser nuevamente victimas de los agentes del Estado en los 70.

Gracias a Silvina, Lucrecia y María Rosa, por sus valientes declaraciones y romper el silencio. Las audiencias continuarían los lunes durante varias semanas. Hay que ingresar a las transmisiones vía Zoom para conocer la historia de estas mujeres argentinas que pasaron de ser terrorista de Montoneros, colaboradoras asalariadas activas de la Marina y luego se transformaron en testigos y victimas estrellas.

Prof. Mario Sandoval, Presidente Casppa France, 5/11/2020, actualizado el 28/03/2021.

 

Libertad de expresión, opinión, pensamiento: Art: 4, 10, 11 Declaración de los Derechos Humanos y del Ciudadano 1789. Art: 19. Declaración Universal de los Derechos del Hombre 1948, Art 4 Pacto Internacional relativa a los Derechos Civiles y Políticos 1966, Art 9, 10 Convención Europea de Derechos Humanos 1950, Art. 11, 13 Convención Americana sobre los Derechos Humanos, las Constituciones de países democráticos


[1] Mario Sandoval, francés, nació en Buenos Aires. Formación y actividades en ciencias políticas, filosofía, habiendo ocupado funciones en los sectores públicos y privados, la docencia superior y consultorías, a nivel nacional e internacional, en los campos de las relaciones internacionales, la geopolítica. Regularmente participa a conferencias, asesorías, publicaciones coloquios a nivel internacional. Miembro de centros de investigaciones, asociaciones multidisciplinarias.

Commentaires

Articles les plus consultés