dimanche 24 novembre 2019

¿La democracia está garantizada si gobierna la izquierda? Extrañas afirmaciones.


Es sorprendente las afirmaciones confusas, preocupantes, de aquellos que tienen acceso a los medios de comunicación, ya que realizan análisis descontextualizados sobre la estabilidad de la democracia y su disolución institucional por la fuerza, juzgan las consecuencias y no las causas ni los responsables que provocaron tal situación. Reivindican viejos demonios.
-          Defender las democracias dice el profesor de derecho constitucional Guido Risso, agregando que “el poder político en América Latina, aun hoy, sigue muy vinculado a las fuerzas armadas”[1],  el académico sabe que eso no es verdad como regla, salvo si se refiere a Venezuela, Cuba, Nicaragua. Con el vicerrector de la universidad di Tella, profesor Juan Gabriel Tokatlian, comparten la misma ilusión inoperante.[2]
-          A estas orientaciones ideológicas se agrega otra proveniente del periodista Sr. Ernesto Tenembaum para quien “La democracia en riesgo, por la sorpresiva irrupción de la derecha rabiosa”[3], lo que significaría que la democracia no estaría en riesgo, ni amenazada, si está gobernada por la izquierda y segundo, que la izquierda es sinónimo de moderación y tranquilidad.  

Esos artículos se refieren a la democracia, haciendo alusión que su enemigo principal sería la derecha (el poder político de las fuerzas armadas) y que el garante de ese sistema es la izquierda. Ningún de los que publican deben vivir en el mismo mundo que el resto de los individuos de América Latina y de otros continentes.

Académicos y periodista de vasta experiencia, no pueden ignorar que los grupos armados de izquierda (terroristas) de los 70 en Argentina y América Latina, no luchaban por la democracia, el Estado de derecho, la justicia y aún menos por los derechos humanos. Buscaban instalar un régimen fascista, dictatorial, totalitario. Esos mismos combatientes del pasado, hoy transformados en militantes de partidos, asociaciones, ONG, se presentan con otras banderas y reivindicaciones, políticamente correcta. Son defensores de los valores democráticos y de los derechos humanos. Hacer abstracción de esa situación es aportar un análisis parcial y orientado. 

La apreciación del Sr. Tenembaum es parcial, subjetiva y políticamente correcto, porque en realidad son los gobiernos de izquierda en el poder que violan los principios democráticos o si están en la oposición son genéticamente violentas y antidemocráticas.
-          Se pregunta porque la Sra. Jeanine Añez, presidenta por ínterin de Bolivia, luego de la renuncia del Sr. Evo Morales, recibió el reconocimiento de varios gobiernos.  La respuesta está en la pregunta. Es decir que para esos Estado no se cometió un golpe de Estado. Pero, el Sr. Tenembaum, sorpresivamente, no se pregunta porque varios Estados reconocen el gobierno de Venezuela, Cuba, Nicaragua, por hablar de América Latina.

Por otra parte, el profesor de derecho constitucional Roberto Gargarella describe la erosión democrática, provocando desde adentro del sistema la muerte lenta[4]. La amenaza estaría superada con una democracia participativa donde se deba “recuperar definitivamente nuestra capacidad colectiva de pensar, discutir y decidir acerca del modo en que nos organizarnos, y tomar decisiones sobre nuestro propio destino”. Esta proposición puede interpretarse como la creación de una asamblea constituyente (pilar de la izquierda revolucionaria) o una participación permanente y directa de los ciudadanos en los asuntos políticos que ya no sería un régimen democrático puro. 

Ninguno analiza los aspectos esenciales de la soberanía limitada en lo político, la justicia y la económica. Para ellos, el solo problema es la derecha.

Una vez más es necesario recordar a los profesores Risso y Gargarella como al periodista Sr. Tenembaum, la resolución del Parlamento Europeo del 19 septiembre pasado, TA-9-2019-0021[5] , sobre la importancia de la memoria histórica europea  que equipara el comunismo al nazismo y requiere que se investigue sus crímenes[6]  y el lanzamiento de la campaña internacional por un Nuremberg del Comunismo que se realizó el 09 noviembre pasado en la Universidad San Pablo-CEU en Madrid[7], que reclama la condena de aquella ideología genocida, de la misma manera que en los juicios de Nuremberg se condenó el nazismo[8] .
-          En Argentina, las organizaciones terroristas de los 70 tenían bases propias de una ideología mezcla de Marx, Lenin, Stalin, Trotsky, Mao, Che Guevara..., quien en nombre del comunismo o utilizando sus métodos e ideologías, asesinaron, cometieron atentados terroristas, buscaron destruir el Estado y sus instituciones. Hoy continúan con métodos, técnicas, discursos, objetivos, más presentables, políticamente correcto.

Se debe defender la democracia, aceptando los gobiernos que fueron elegidos democráticamente y las decisiones de los ciudadanos que buscan defender ese sistema. Entre ellas el derecho a la resistencia en democracia a la opresión de lo arbitrario, respetando el principio de subsidiariedad para su reconocimiento jurídico[9]. Reivindicar destruir un gobierno que no es de izquierda es violar sus constituciones, los derechos humanos, amenazar la seguridad regional. Se busca reinstalar la sombra de la violencia armada de los 70 en esos países. Paris, 24 noviembre 2019. CasppaFrance


[1] Defender nuestras democracias https://www.pagina12.com.ar/231908-defender-nuestras-democracias Guido Risso
[2] La ilusión del poder político de las fuerzas armadas en 2019 https://www.casppafrance.org/2019/11/la-ilusion-del-poder-politico-de-las.html?spref=bl
[4] https://www.lanacion.com.ar/opinion/columnistas/el-desencanto-con-las-democracias-que-mueren-por-dentro-nid2308624    El desencanto con las democracias que mueren por dentro, Roberto Gargarella

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire